mundo - Estados Unidos Estados Unidos
martes 03 de octubre de 2017

Se reabrió el debate por el control sobre la venta de armas: "Las oraciones no alcanzan"

Toda la dirigencia política de Estados Unidos repudió la masacre en Las Vegas y se solidarizó con las víctimas y sus familias, pero sólo la oposición demócrata sostuvo que "las oraciones no son suficientes" y reclamó impulsar, aprobar y ejecutar mayores controles a la venta y tenencia de armas, una decisión que el actual oficialismo republicano rechazó por última vez en 2016.

Hillary Clinton dijo que "la multitud huyó al escuchar el sonido de los disparos. Imaginen las muertes, si el atacante hubiera tenido un silenciador, como pide que sea más fácil de obtener la (Asociación Nacional del Rifle) NRA".

hillary.jpg

"Nuestro dolor no es suficiente. Podemos y debemos poner la política a un lado, enfrentarnos a la NRA y trabajar juntos para tratar de evitar que esto suceda otra vez", concluyó la ex secretaria de Estado, que el año pasado, en plena campaña electoral, apoyó los esfuerzos del entonces presidente Barack Obama para aprobar en el Congreso una serie de controles básicos en la compra de armas.

las-vegas-4.jpg

En su último año de gobierno, Obama puso un énfasis especial en este tema e inclusive lanzó pedidos públicos a los legisladores republicanos con los ojos llenos de lágrimas y rodeado de los padres de muchas de las víctimas de la masacre de Sandy Hook, un episodio que para muchos analistas en Estados Unidos desnudó el poder absoluto de la NRA y las grandes empresas fabricantes de armas, las mismas que hoy ganaron cuando sus acciones volvieron a subir en Wall Street.

En diciembre de 2012, un joven de 20 años entró a su antigua escuela primaria en Newtown, Connecticut, y mató a 20 niños, seis adultos y luego se suicidó. Su madre, a la que él asesinó horas antes de la masacre, lo había hecho socio de la NRA, le compró armas y lo llevaba de caza desde los cuatro años.

El caso no logró cambiar ni en un ápice las leyes sobre el control de armas. Desde entonces, Estados Unidos fue testigo de 1.518 tiroteos masivos: más de 1.700 personas fallecieron y más de 6.000 resultaron heridos.
Fuente:

Más Leídas