mundo mundo
jueves 18 de mayo de 2017

Se hacía pasar por productor porno para acostarse con mujeres

Organizaba falsos castings en los que aprovechaba su posición e irá a la cárcel por ello

Diez años de prisión y el abono de una importante indemnización a cada una de las víctimas de su engaño. Así pagará sus crímenes Mario Ambrose Antoine, un ciudadano de Kansas que organizaba falsos castings para películas pornográficas con el objetivo premeditado de acostarse con las mujeres que caían en su trampa. El blog Little Apple Post nos cuenta los detalles de la repulsiva maquinación urdida por este hombre de 34 años, que ha admitido los hechos que se le imputan a cambio de una importante reducción de condena.

Ambrose, antiguamente fotógrafo de bodas, desarrolló un plan que comenzó a ejecutar en agosto de 2011. Según ha desvelado la investigación, no sólo se presentaba como cazatalentos, fotógrafo o propietario de compañías de producción de películas pornográficas, sino que hacía que sus víctimas firmasen falsos contratos. De este modo, prometiéndoles cobrar grandes sumas de dinero, aprovechaba su posición para mantener relaciones sexuales con ellas.

Durante más de cinco años, el estafador logró engañar a numerosas aspirantes a entrar en el mundo del cine erótico. En su confesión, Ambrose reconoce haber conseguido llevar sus planes hasta las últimas consecuencias al menos en diez ocasiones. Algunas de las mujeres, convencidas de que percibirían cantidades superiores al medio millón de dólares, tuvieron graves problemas financieros como consecuencia del fraude. Mario Ambrose Antoine se ha declarado culpable de todos los cargos.

La estratagema comenzaba a través de Facebook, vía que utilizaba para contactar con las potenciales víctimas haciéndose pasar por una mujer llamada 'Nikki'. Tras concertar una cita con ellas, Ambrose les mostraba cheques y documentación falsa y les explicaba que mantener relaciones con él era parte del proceso de selección. Filmando en vídeo esos encuentros, el criminal llegó a extorsionar a varias personas, amenazándolas con distribuir las imágenes si no cedían a sus exigencias económicas o sexuales.

Ambrose también utilizaba los videos para mostrarlos a modo de ejemplo a las candidatas que asistían a sus falsos castings. Acusado de fraude y violación, la fiscalía solicitaba una condena de sesenta años para él; pero finalmente pasará diez años en prisión tras alcanzar un acuerdo. La sentencia se hará oficial el próximo mes de septiembre.
Fuente: abc.es

Más Leídas