mundo - Estados Unidos Estados Unidos
lunes 21 de marzo de 2016

Se clausuraba Alcatraz

Fue, quizás, la prisión más famosa de todos los tiempos.

Tras uno de los escapes más intrigados jamás concebido, y enfrentado costos de alto mantenimiento y pobre reputación, Alcatraz, quizás la prisión más famosa de todos los tiempos, clausuró el 21 de marzo de 1963.

La Prisión Federal de Alcatraz o Prisión de Estados Unidos, Isla de Alcatraz (conocida comúnmente como Alcatraz), fue una prisión federal de máxima seguridad en Isla de Alcatraz, (2,01 km²) frente a la costa de San Francisco, California, la cual funcionó desde 1934 a 1963.

El cierre de la prisión estaba cantado desde el verano anterior: la fuga nunca reconocida de Frank Morris y los hermanos John y Clarence Anglin, en junio de 1962, y la mala fama del penal por las brutales condiciones de internamiento de sus reclusos, habían debilitado enormemente la posición de quienes justificaban su existencia por motivos de seguridad.

En cualquier caso, la lista de inconvenientes era mucho mayor, empezando por sus gastos excesivos de funcionamiento (cada penado costaba diez dólares al día, frente a los tres de cualquier otro presidio), el impacto ambiental que suponía para la bahía de San Francisco el vertido de las aguas residuales de sus más de 300 moradores, o la insalubridad de sus dependencias. No obstante, el factor que determinó su clausura fue la enorme inversión que se precisaba para recuperar unas instalaciones carcomidas por la humedad y el salitre.

El fin de la prisión de Alcatraz (bautizada alternativamente como La Roca o la Isla del Diablo), no supuso la desaparición del mito que se fraguó en sus tres décadas de actividad: allí pagaron sus condenas los peores presos de Estados Unidos, que no fueron recibidos en otros centros por su peligrosidad o su afición a escapar.

Entre sus inquilinos más famosos se encuentran el mafioso Al Capone; Frank Stroud, el ornitólogo autodidacta que lo mismo curaba un periquito que mataba a cuchilladas a un guardián; George Machine Gun Kelly, un mal tipo acostumbrado a exagerar sus hazañas y que pasó sus últimos 22 años a la sombra, o Bumpy Johnson, El Padrino Negro de Harlem.
Fuente:

Más Leídas