mundo mundo
martes 19 de abril de 2016

Rousseff: "El juicio político se ha convertido en un instrumento contra los presidentes"

"Soy víctima de un proceso basado en la injusticia y el fraude", ha asegurado la presidenta de Brasil.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha afirmado este martes ser "víctima de un proceso basado en una injusticia y un fraude político" y ha asegurado que "no hay una sola prueba" en su contra.

"Soy una persona que no tiene ningún proceso por corrupción", ha insistido la mandataria suramericana.

La presidenta ha aseverado que el proceso en su contra "no va a traer estabilidad política porque rompe las bases de la democracia".

"Vena golpista"

La presidenta ha manifestado también que en Brasil hay "una vena golpista que estaba dormida" y ha revelado que su segundo mandato "se ha caracterizado por la desestabilización".

Según Rousseff, "el juicio político se convirtió en un instrumento contra los presidentes elegidos". "Estoy segura de que no hubo un solo presidente después de la democratización del país que no haya tenido procesos de disuasión en el Congreso. Todos los tuvieron", ha señalado.

La Cámara de Diputados aprueba el 'impeachment' contra Rousseff

Dos tercios de la Cámara Baja del Parlamento brasileño han dado la luz verde a la destitución de la actual presidenta del país, Dilma Rousseff, según informó este lunes la agencia Reuters.

De acuerdo con los resultados oficiales, 342 diputados de la Cámara Baja del Parlamento votaron a favor del inicio del juicio político contra la mandataria, mientras que 135 no apoyaron la iniciativa, pero no han logrado neutralizar a la mayoría opositora.

Ahora la iniciativa pasa a manos del Senado, donde la mayoría simple de los votos decidirá el destino político de Rousseff.

Acusada por los acusados

El periódico 'The New York Times' analizó la situación política en Brasil y llegó a la conclusión de que la presidenta es acusada por legisladores que enfrentan sus propios escándalos. Y es que, según Transparência Brasil, el 53% de los integrantes de la Cámara de Diputados están siendo investigados.

A esta paradoja la subraya también el corresponsal en América Latina para 'The Guardian' Jonathan Watts, quien describe así el proceso de votación: "Los diputados fueron llamados uno por uno al micrófono por el instigador del proceso de destitución, [Eduardo] Cunha ―un conservador evangélista que a su vez es acusado de perjurio y corrupción― y uno por uno condenaron a la presidenta".

El periodista señala, por ejemplo, que Paulo Maluf "está en la lista roja de Interpol por conspiración"; por su parte, Nilton Capixaba está acusado de lavado de dinero, y Silas Camara está siendo investigado por la falsificación de documentos y malversación de fondos públicos.

"Por el 'sí', votó una gran mayoría de más de 150 diputados que están implicados en delitos, pero protegidos por su condición de parlamentarios", lamenta Watts.

Fuente: Actualidad RT

Dejanos tu comentario

Más Leídas