mundo - atentado atentado
jueves 24 de marzo de 2016

Renunció el ministro de Interior belga tras los atentados en Bruselas

De todas maneras el primer ministro se negó a aceptarla. Fue después de conocerse que uno de los atacantes era buscado desde noviembre.

El ministro de Interior de Bélgica ofreció su renuncia, después de los ataques en su país y revelaciones de que uno de los atacantes había sido fichado como un "combatiente terrorista extranjero", pero el primer ministro se negó a aceptarla.

El ministro de Interior, Jan Jambon, dijo después de una reunión con el gobierno del jueves: "Si acomodas todas las cosas en hilera, te puedes hacer preguntas importantes" sobre el manejo del gobierno ante la amenaza extremista islámica.

Los ataques del martes evidenciaron las fallas de las autoridades para prevenir los hechos de violencia a pesar del aumento de los riesgos de seguridad tras los ataques de noviembre en París, que fueron planeados desde Bélgica.

El presidente de Turquía dijo el miércoles que uno de los atacantes de Bruselas, Ibrahim EI Bakroui, fue capturado en junio de 2015 cerca de la frontera turca con Siria y deportado a Holanda.

Ankara advirtió a funcionarios holandeses y belgas que era un "combatiente terrorista extranjero". Funcionarios turcos dijeron que después fue liberado en Holanda por falta de evidencia que lo relacionara con el extremismo.

Promesas

El primer ministro de Bélgica prometió que hará todo lo posible para determinar quién fue el responsable de los ataques mortíferos en el aeropuerto y metro de Bruselas.

Durante un discurso fúnebre nacional del jueves, Charles Michel dijo que los ataques del martes en la capital de la Unión Europea tenían en la mira la "libertad de la vida diaria" y "la libertad sobre la cual se construyó el proyecto europeo".

"Nuestro país y nuestra población fueron golpeadas en su corazón", dijo frente al edificio del Parlamento. Rindió homenaje a los "niños que han perdido a sus padres, que han perdido a sus madres" en los ataques, que mataron al menos a 31 personas y se los atribuyeron extremistas del grupo Estado Islámico.

"Los llantos de desesperación, los llantos de dolor, el grito de las sirenas, las imágenes apocalípticas permanecerán grabadas" en nuestras memorias, dijo -como los ataques recientes en París, Mali, Túnez y Turquía.

Ayudó sin dudarlo

El conductor del tren subterráneo atacado esta semana en Bruselas ayudó de inmediato a las víctimas pese al horror y al miedo provocados por el atentado, pero insiste en que no es un héroe.

En declaraciones a la cadena estatal belga RTBF, Christian Delhasse describió su reacción como "lo que tenía que hacer". Ya está de vuelta al trabajo, según los medios, mientras el sistema de transporte público regresa a la normalidad de forma gradual tras los mortales ataques del martes contra el aeropuerto de Bruselas y la estación de metro de Maelbeek.

"Soy un conductor de metro que hizo su trabajo en circunstancias específicas. Cualquier otro conductor hubiera hecho lo mismo en mi lugar. Los héroes son nuestros bomberos, nuestras fuerzas del orden, nuestro ejército", dijo en un comunicado en su perfil de Facebook.

El conductor pidió respeto para "las víctimas a las que no pudimos sacar".

Fuente: Associated Press

Más Leídas