mundo - Barack Obama Barack Obama
martes 01 de marzo de 2016

Récord de candidatos para el Premio Nobel de la Paz

Unos 376 candidatos se disputarán uno de los galardones emblemáticos en el mundo de la política internacional.

Este año, el premio Nobel de la Paz contará con la cifra récord de 376 candidatos a disputarse uno de los galardones emblemáticos en el mundo de la política internacional, el récord anterior era de 278 candidatos y fue registrado hace sólo dos años.

Mientras no se conoce los nombres de los aspirantes al premio, el Comité Nobel noruego, el encargado de tomar la decisión final, sí informó este martes que en 2016 se trata de 228 individuos y 148 organizaciones.

Según el testamento del magnate sueco Alfred Nobel, creador de los centenarios premios, pueden nominar candidatos al galardón de la Paz catedráticos de universidad en Derecho, Historia y Ciencias Políticas; parlamentarios, antiguos laureados y miembros de cortes internacionales, entre otros.

El Comité Nobel no anuncia el nombre de los candidatos, pero quienes los nominan pueden hacerlo público, si lo desean.

Por eso, en los últimos meses se conocieron algunos de ellos.

En Noruega, el líder del partido de Izquierda Socialista, Audun Lysbakken, contó que candidateó a Nadia Murad, una iraquí de la minoría yazidí que escapó de la red de trata de mujeres manejada por la milicia extremista Estado Islámico (EI) y que se convirtió desde entonces en una vocera contra la esclavitud sexual.

El legislador también nominó al cirujano congolés Denis Mukwege, un médico que trata a víctimas de violencia sexual, un fenómeno muy común en la guerra civil de ese país africano.

Mukwege ya fue nominado varias veces e, inclusive, en algunas ocasiones fue considerado uno de los favoritos para quedarse con el distinguido reconocimiento.

Otro que anunció quiénes fueron sus candidatos fue el premio Nobel de la Paz de 1984, el obispo sudafricano Desmond Tutu, quien postuló al papa Francisco, entre otros.

Además del Papa, Tutu propuso al Movimiento de Solidaridad del Egeo -compuesto por habitantes de las islas griegas que ayudan de manera voluntaria a los refugiados recién llegados-, el centro de pensamiento El Club de Roma y a uno de sus profesores eméritos, el economista ambiental Herman Daly, por sus contribuciones para alcanzar un desarrollo sustentable en el mundo.

Por último presentó el nombre de la Fundación de la Era Nuclear Pacífica.

Por su parte, un grupo de 118 legisladores italianos presentaron la candidatura del equipo de ciclismo femenino de Afganistán.

En un texto colectivo, los firmantes explicaron que este equipo femenino "promociona el medio de transporte más democrático de la humanidad".

Otros nombres que circularon por la prensa y fueron mencionados por varios analistas fueron los del espía estadounidense, actualmente exiliado en Rusia, Edward Snowden.

Pese a que se supone que el hombre que reveló el masivo aparato de inteligencia electrónica de Estados Unidos ya estuvo candidateado antes, ahora sus filtraciones de documentos secretos se convirtieron en reformas concretas en materia de inteligencia, tanto en Washington como en otros países.

Sin embargo, otorgar el Nobel de la Paz a Snowden implicaría un fuerte mensaje político de parte de un socio de la OTAN, que hace apenas seis años entregó los 930.000 dólares de premio al entonces novato presidente Barack Obama.

Otro de los favoritos según analistas y medios internacionales es el dúo Colombia-FARC.
Tanto Bogotá como la principal guerrilla colombiana anunciaron que este año firmarán uno de los acuerdos de paz más ambiciosos de la historia mundial reciente, que además pondrá fin al conflicto armado más antiguo de América Latina.

Como si esto no fuera suficiente, Noruega fue uno de los gobiernos extranjeros garantes del proceso de paz que se realizó en La Habana, Cuba, y que se firmará, de hecho, en Oslo.

Otros que podrían ser reconocidos por un importante logro diplomático son el secretario de Energía de Estados Unidos, Ernest Moniz, y el director de la Organización de Energía Nuclear de Irán, Ali Akbar Salehi, dos funcionarios que encabezaron las históricas negociaciones que concluyeron el año pasado con la firma de un acuerdo inédito entre Teherán y las principales potencias del mundo.

El acuerdo permitió que la comunidad internacional limitara y fiscalizara el programa de energía nuclear de Irán, al tiempo que la obligó a levantar importantes sanciones financieras, comerciales y políticas que asfixiaban la economía de la República Islámica y la aislaban de gran parte del mundo.
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas