mundo mundo
martes 25 de octubre de 2016

Rechazaron la creación de un santuario de ballenas en el Atlántico Sur

La propuesta partía de Brasil, pero la influencia de Japón, Noruega e Islandia bloqueó la iniciativa

La Comisión Ballenera Internacional (CBI), que se reúne hasta el viernes 28 de octubre en la ciudad marítima eslovena de Portoroz, tenía una oportunidad histórica para asegurar el futuro de las ballenas en el Atlántico Sur, pero la ha desaprovechado. La votación para sacar adelante un santuario en esa zona, que abarcaría desde Brasil hasta la Antártida, y protegería más de 50 especies de ballenas de la caza y otras amenazas, no contó de nuevo con el respaldo suficiente de los países miembros de la CBI.

Para que la creación del santuario saliera adelante hacían falta dos tercios de los votos. No se logró y la propuesta ha sido desestimada con 38 votos a favor, 24 en contra y 2 abstenciones. Ha faltado de nuevo el apoyo de cuatro países, como ocurrió cuando se votó hace dos años, para que se le diera luz verde a esta reserva, que pretende cubrir una extensión de más de 20 millones de kilómetros cuadrados, casi una cuarta parte del océano Atlántico, o lo que es lo mismo, la superficie de Rusia e India juntas.

La propuesta de este santuario partía de Brasil, apoyado por Argentina, Uruguay, Sudáfrica o Gabón, e incluía un plan de gestión basado en recomendaciones de la propia CBI. Los países que han votado noal santuario son: Antigua y Barbuda, Benín, Camboya, Costa de Marfil, Eritrea, Ghana, Guinea, Islandia, Japón, Kenia, Kiribati, Corea, Laos, Mauritania, Mongolia, Marruecos, Nauru, Noruega, Rusia, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, República de Surinam, Tanzania y Tuvalu. Los países que se han abstenido han sido, Granada y San Vicente y las Granadinas.

"Estos últimos días hemos visto mucho trabajo de lobby en los pasillos", dice a ABC Celia Ojeda, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace, una de las organizaciones conservacionistas que defiende la creación de este santuario. Y explica que algunos de los países de los que no se esperaba su asistencia a la reunión porque no tenían suficientes fondos para ir este año (pensemos en pequeños países y estados insulares), finalmente han estado y han votado alineados con las tesis de Japón, Islandia y Noruega, los tres principales detractores de la creación de esta reserva.

Hay que recordar que desde 1986 rige una moratoria a la caza de ballenas. Sin embargo, Japón se escuda en la caza científica para seguir capturando y matando ballenas cada año, mientras que Islandia y Noruega esgrimen una objeción formal a la moratoria para continuar con la caza, aunque en números menores que la flota ballenera nipona.

Japón nunca ha cazado en esa zona del Atlántico y el hecho de que exista un santuario no parece que influya en sus planes pesqueros, pues sigue cazando año tras año en aguas del Santuario Ballenero Antártico, recuerda Ojeda, pero no le interesa que las tesis conservacionistas ganen terreno frente a las comerciales. En este momento, existen dos santuarios balleneros, en aguas antárticas y en el Pacífico.

La agenda de esta reunión de la CBI en Eslovenia incluye también entre las propuestas a debatir la moratoria a la caza comercial de ballenas que se aprobó hace 30 años. Casi reunión tras reunión de la CBI Japón, Noruega e Islandia no cejan en su empeño de reanudar su caza con fines comerciales. En este sentido, desde Greenpeace consideran que debe producirse con urgencia una transformación dentro de este órgano de gestión para que vele por la conservación de las ballenas.

Fuente: ABC
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas