mundo - cambio climático cambio climático
domingo 13 de noviembre de 2016

Quieren poner reglas para el Acuerdo de París

Un único objetivo. Este pacto tiene como fin último que la temperatura del planeta no suba más de dos grados a finales de este siglo respecto a 1890

Las Naciones Unidas está desarrollando (hasta el 18 de noviembre en Marrakech) la 22 cumbre del clima. Lo hace con el objetivo de acordar las reglas del juego que regirán el histórico Acuerdo de París, cuya temprana entrada en vigor se ha producido sin que los países hayan concretado su funcionamiento.
"La cumbre de Marrakech es el primer gran paso del nuevo proceso hacia el cambio en el modelo de desarrollo acordado en París", señala a Manuel Pulgar, ex ministro peruano de Medio Ambiente.

Un objetivo concreto
El Acuerdo de París tiene como fin último que la temperatura del planeta no suba más de dos grados a finales de este siglo respecto a 1890, y aglutina promesas nacionales de reducción de emisiones de cerca de 200 países que se irán revisando al alza cada cinco años para alcanzar este objetivo.
Sin embargo, existen aspectos cruciales del mismo por escribir, como es el caso de las reglas del juego de esos compromisos o cómo van a ayudar los países ricos a financiar y capacitar a los países en desarrollo para que puedan transitar hacia una economía baja en carbono.

Extraoficialmente, los negociadores se daban dos años de plazo, hasta de 2018, para cerrar esos cabos sueltos, de manera que en junio crearon un grupo de trabajo (APA por sus siglas en inglés) para pactar un "libro legal de reglas" del Acuerdo de París, en el que todos los países de la convención pudieran participar independientemente de que hubieran ratificado o no.

Pero la pronta entrada en vigor del tratado de París, 11 meses después de su adopción (en el Protocolo de Kioto este proceso demoró siete años), ha desbaratado esos plazos.

Ahora, las partes que ya han ratificado deberán celebrar además durante esta cumbre la primera Conferencia de las Partes del Acuerdo (CMA por sus siglas en inglés) que se celebra en Marrakech.
En la reunión de la CMA sólo podrán decidir los algo más de 80 países que han ratificado el acuerdo, por lo que todo apunta a que "su orden del día se limitará a celebrar la entrada en vigor y a dar un mandato al APA, donde están todos los países, para que trabaje en las reglas", indicó la directora de la Oficina Española de Cambio Climático, Valvanera Ulargui.

"Si hemos adoptado un acuerdo cuyas dos características esenciales son la universalidad y la inclusividad debemos asegurar que todos los países negocien su funcionamiento
independientemente de que hayan ratificado ya o no", añadió.

Más allá de las buenas intenciones de París, los expertos coinciden que en Marrakech se debe avanzar en la definición de las normas para la rendición de cuentas de los países sobre sus esfuerzos para combatir el cambio climático, y en cómo van a ir incrementando la ambición de los contribuciones nacionales para mantener la temperatura por debajo de dos grados.

En ese sentido, habrán de acordar la agenda de la decisiva cumbre del clima de 2018, año fijado para que los países digan qué pasos han dado para comenzar a bajar el nivel de carbono de sus economías desde 2020. También deberán acordar la ayuda a los países más pobres.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas