mundo mundo
jueves 25 de agosto de 2016

Presionados por EEUU, los kurdos se replegaron y Turquía avanzó en Siria

Tras pelear juntos durante meses, las milicias sirio-kurdas cedieron hoy a la presión de su aliado Estados Unidos y abandonaron una ciudad del norte de Siria.

"Las Fuerzas Democráticas de Siria (encabezadas por los kurdos) se replegaron al otro lado del río Éufrates para preparar la eventual liberación de Al Raqa, en Siria", anunció la prensa un vocero militar estadounidense de la operaciones conjuntas con las milicias kurdas, intentando esquivar la tensión creada por las alianzas cruzadas de Washington en el conflicto sirio.

Según Estados Unidos, las milicias kurdas se replegaron hacia el Este, en el norte de Siria, para preparar la que seguramente será la última gran batalla contra el EI en ese país: la toma de la capital de su llamado califato, Al Raqa.

Sin embargo, el repliegue fue todo menos coordinado y consensuado.

Poco después de que Estados Unidos informara que las milicias kurdas dentro de las Fuerzas Democráticas Sirias se había retirado de la ribera occidental del Éufrates, la agencia de noticias semioficial turca Anatolia anunció que su Ejército bombardeó con artillería a combatientes sirio-kurdos a 10 kilómetros de la ciudad de Manbech, la única ciudad siria que los kurdos tomaron de manos del EI al oeste del Éufrates.

No está claro aún si los bombardeos turcos fueron contra los milicianos kurdos que se replegaban o contra los pocos que se quedaron en esa zona para continuar con las tareas de desminado, algo acordado con su hasta ahora aliado incondicional, Estados Unidos.

Mientras el devastado norte de Siria se convirtió en un tablero del conflicto entre Turquía y la minoría kurda que reclama hace más de un siglo la creación de una región autónoma en esa región del mundo, al oeste de allí, Rusia aceptó hoy respetar una tregua de 48 horas para permitir la entrada de ayuda humanitaria en la ciudad de Alepo.

"Rusia nos ha dicho que sí, y ahora queremos que las otras partes (beligerantes) hagan lo mismo", anunció el mediador de la ONU para Siria y promotor de la nueva tregua humanitaria, Staffan de Mistura, citado por la agencia de noticias EFE. Aún deben responder Estados Unidos, Turquía y las diferentes milicias insurgentes presentes allí.

En paralelo, un líder opositor anunció hoy que alcanzaron un acuerdo con el Ejército sirio para evacuar a todos los civiles y los combatientes que viven bajo el asedio gubernamental desde 2012, que llegó a estrangular el suministro de todos los bienes y servicios básicos, en el barrio de Daraya, el principal bastión rebelde en los suburbios de Damasco, la capital.

Según adelantó a la prensa Abu Jamal, jefe de la milicia insurgente Liwa Shuda al Islam, una de las dos más importantes en Daraya, el acuerdo con el Ejército permitirá la salida de unos 5.000 civiles y otros 1.000 combatientes, informó la agencia de noticias Europa Press.

Antes de la guerra que comenzó en 2011, alrededor de 250.000 personas vivían en ese distrito. La mayoría escapó, pero unos miles siguen adentro y, según la ONU, viven al borde de una crisis humanitaria.

Mientras algunas de las localidades más asfixiadas por la guerra siria, que ya provocó más de 280.000 muertos y obligó a más de la mitad de la población a abandonar su hogar, comenzaron a registrar algunos avances diplomáticos, como Alepo y Daraya, la frontera norte con Turquía está al rojo vivo.

Tras invadir ayer el territorio con unos 20 tanques y encabezar a varias brigadas de milicianos rebeldes en una exitosa ofensiva para recuperar la ciudad de Yarabulus de manos del EI, el Ejército turco envió 10 nuevos tanques a través de la frontera.

En los últimos días el gobierno de Turquía venía advirtiendo que iba a "limpiar" su frontera de la presencia de milicianos del EI y que no permitiría que las milicias sirio-kurdas -aliados históricos de la guerrilla independentista tuco-kurda PKK- tomaran el pueblo de Yarabulus y consiguieran dominar toda la región fronteriza.

Por eso, la ofensiva turca-siria que comenzó ayer fue bautizada por Ankara como Escudo del Éufrates, en una referencia al río que cruza la frontera y que el gobierno turco puso como límite máximo a las milicias sirio-kurdas.

Este año las milicias sirio-kurdas avanzaron con apoyo aéreo de Estados Unidos sobre gran parte del norte del país, linda
nte con Turquía, y fueron recuperando el control de las ciudades y pueblos tomados por el EI en el norte del país.

Además de apoyar con aviones de combate, Estados Unidos informó que, al menos, 300 de sus militares participan de la ofensiva de los kurdos en el norte de Siria, mientras varios medios internacionales han asegurado que oficiales británicos y franceses también están allí, asesorando a esas milicias contra el EI.

Sin embargo, la alianza entre Washington y los sirios-kurdos parece haber encontrado un límite: la estratégica alianza de Estados Unidos y Europa con Turquía, un aliado de la OTAN y un veterano tapón para frenar la influencia de Rusia.
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas