mundo mundo
viernes 25 de marzo de 2016

Pastor de día y roquero de noche para captar fieles

Es el japonés Kazuhiro Sekino que vive una doble vida. En una sala de Tokio llena de humo deja por unas horas los cantos religiosos para un concierto desenfrenado.

El japonés Kazuhiro Sekino vive una doble vida: es pastor luterano por el día y roquero por la noche con la esperanza de convertir a las masas.

En una sala de Tokio llena de humo deja por unas horas los cantos religiosos para un concierto desenfrenado que más de una vez se convierte en un duelo musical con monjes.

"Somos rock, ¡los pastores son rock!", grita ante cientos de personas.

Su grupo, "Boxi (de "bokushi", pastor en japonés) rocks", está integrado por otros tres religiosos, vestidos con casulla y cazadora de cuero.

"Me gusta Slipknot", un grupo neometal estadounidense, y "también Metallica y Megadeth", cuenta el pastor luterano de 36 años. "Pueden parecer endemoniados desde el punto de vista de la iglesia cristiana, pero en realidad gritan contra la injusticia en el mundo. Hablan de verdad, sin hipocresía".

No ha sido el único en explotar el filón. También toca la banda "Bozu" (monje), su equivalente en versión budista.

El monje de 39 años Yoshinobu Fujioka, rapado y con quimono azul, es un apasionado del blues. Además "me encanta Bob Dylan y la música de los años 60", dice.

"En la vida nos vemos confrontados al sufrimiento que hace que nos sintamos pequeñitos en el mundo. Me gusta cantar con ternura sobre este dolor", explica el monje.

Captar fieles
Monjes o pastores, todos ellos utilizan la música profana para conmover al público y atraer a los fieles en un país con menos de 2% de cristianos, un 46% de budistas y un 48% de sintoístas.

Para muchos japoneses la religión no es más que una formalidad que les lleva a los santuarios o a los templos en los momentos importantes o las festividades tradicionales. Por Navidad van a la Iglesia.

"Tenemos sentimientos como todo el mundo y hablamos el mismo idioma, a veces incluso con más palabrotas, pero quiero que la gente se dé cuenta de la presencia de Dios (en sus vidas). Quiero compartir" esta creencia, se explaya Kazuhiro Sekino, que se interesó por la religión cuando cuando su hermana cayó enferma.

Él fue quien tuvo la idea de contactar con el monje budista Yoshinobu Fujioka para unos sermones musicales fuera de lo común. Varias veces al año los dos rivalizan en el escenario, eso sí, con la bendición de Dios.

"No sé si a esto le podemos llamar paraíso o nirvana, pero creo que es lo que Dios habría querido y no sería posible en una iglesia o un templo", admite Sekino.

El monje budista y sus compañeros también abrieron un bar en Tokio donde predican entre cócteles, sin perder de vista a los clientes para ofrecerles otro tipo de vida.

"Muchos quieren hablar de sus problemas y volver a casa con el corazón más liviano. Tenemos la responsabilidad -estima- de salir a su encuentro".

Fuente: AFP vía Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas