mundo - España España
sábado 26 de agosto de 2017

Nueve heridos leves en el primer encierro de San Sebastián de los Reyes

Los astados han cubierto el recorrido en un minuto y cuarenta segundos

El primero de los seis encierros de las fiestas del Cristo de los Remedios de San Sebastián de los Reyes (Madrid) ha tenido una duración de 4 minutos y 46 segundos y se ha saldado con nueve heridos leves, todos por caídas, que ya han recibido el alta sanitaria.

Los heridos, por contusiones y laceraciones, han sido atendidos en los puestos sanitarios instalados en el recorrido del la manga, sin precisar ser desplazados a centros hospitalarios. En el primero de estos encierros, conocidos como "los de la Pamplona chica", los animales han entrado a la plaza tras un minuto y 40 segundos de carrera, pero el grupo completo no ha llegado a los corrales hasta tres minutos después.

Más de 1.500 corredores y 2.000 espectadores han participado en esta primera cita de las fiestas de 2016, con toros de la ganadería Nuez de Cuvillo, según han señalado al término del encuentro fuentes de Protección Civil. Por su parte, el organizador del encierro, José Pereira, ha apuntado que la carrera de hoy ha sido "muy bonita y muy típica" de estos festejos locales, ya que los toros han ido en línea, quedándose algunos muy atrasados y permitiendo "muy buenas carreras".

En este sentido, el director del encierro, Eduardo Flores, ha concretado que han participado bueyes que ya corrieron el año pasado y, por ello, han salido rápido, tirando de los toros en una carrera "muy rápida". No ha sido hasta la curva de la calle Real Vieja cuando algunas de las reses se han empezado a distanciar de la manada principal, corriendo de lado a lado de la calzada y "muy sueltos".

Uno de los momentos de más tensión se ha vivido en el final de la calle Real con Estafeta, donde un corredor se ha caído y, al levantarse, ha provocado que otros dos corredores perdieran el equilibrio. Pocos metros después otra res ha arrollado a dos corredores sin provocarles daños.

Una vez que el grupo ha llegado a la plaza, solamente un toro y varios bueyes han entrado rápidamente por la puerta que conduce a los corrales, mientras que otros cinco se han quedado durante tres minutos en la plaza, corriendo con tranquilidad y sin dirigirse a ninguno de los pastores.

Al concluir el encierro, desde la organización ha explicado que no han llamado la atención de los animales para acelerar su entrada porque los que habían entrado inicialmente se habían quedado "encajados" en el pasillo de los toriles de la plaza, que es "muy estrecho".

Por ello, hasta que no han liberado ese espacio "no se ha podido apretar a los bueyes" para concluir el primer encierro de las fiestas.
Fuente:

Más Leídas