mundo mundo
domingo 29 de mayo de 2016

Mató a su bebé a golpes

Hacía poco tiempo que era tutora de la criatura, que falleció tras recibir 200 golpes en su cuerpito.

Kandyce Downer es la madre adoptiva de Keegan Downer, un pequeño bebé de apenas 18 meses que acabó sin vida después de un brutal asesinato. La madre asesinó a la niña que tenía a su cuidado después de que la tutora legal le realizase un total de 200 lesiones repartidas por todo el cuerpo de la pequeña.

Un suceso escalofriante que comienza años atrás, exactamente en el momento en el que la madre de Kandyce asinara a su padre, Othman Ayoub, tras una fatídica discusión familiar. Su hermanastro Richard, cree que Kandyce quedó mentalmente afectada y con "una serie de cicatrices que no pudo superar", como así afirmó a Mirror.

Richard reclama que su hermanastra sufria una auténtica bomba mental que llevó a cuestas durante mucho tiempo y que ha explotado con este lamentable suceso. " Ella era una madre encantadora hasta que se convirtió en un monstruo", declara Richard.

Tras el suceso, la mujer de 35 años ha sido declarada como culpable de asesinato y deberá estar como mínimo unos 18 años tras las rejas de la cárcel. Richar, que trabaja en los medios de comunicación, trata de maquillar el espantoso crimen y justificarlo con un trastorno psicológico. Él cree que "algo cambió en su cabeza" desde que su padre falleció a manos de su madre y también cuenta que "me encantaba esa chica, nunca hubiese creido la historia a menos que hubiera visto las imágenes de la policía tras la muerte de Keegan", terminó cabizbajo y lamentándose.
Fuente: telecinco.es

Más Leídas