mundo - Cataluña Cataluña
domingo 01 de octubre de 2017

Más de 800 heridos en el referéndum en Cataluña

Hubo represión y serios incidentes en colegios de Barcelona y otras ciudades catalanas; la policía española derrumbó el sistema informático y secuestró cientos de urnas.

Los colegios de toda Cataluña permanecen repletos de gente que intenta votar en el referéndum independentista considerado ilegal por la Justicia, a pesar de que la policía española derrumbó el sistema informático del gobierno regional. Por su parte, las autoridades catalanas ya elevaron a cerca de 840 la cifra de heridos durante la represión de la Guardia Civil en distintas ciudades. Por su parte, desde la fuerza indicaron que hay 11 agentes lastimados.

Las condiciones son precarias: por orden judicial se bloqueó Internet en todos los edificios asignados a la elección, se impide el acceso al censo y no hay manera de saber si el ciudadano que llega a la mesa votó ya en otro lado.

Embed

A primera hora de la mañana el gobierno de Carles Puigdemont anunció que estaría permitido votar en cualquier colegio electoral, como forma de eludir el operativo policial para desalojar los centros electorales. El propio presidente regional emitió su sufragio en un pueblo distinto al que se lo esperaba: la Guardia Civil irrumpió por la fuerza en el colegio donde estaba registrado.

Al caerse el sistema de datos los presidentes de mesa anotan a mano el nombre de quien se acerca a depositar su voto con la respuesta a la pregunta del referéndum ilegalizado: "¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de República?"

Embed

Para Rajoy, la votación fue "desactivada"

El gobierno de Mariano Rajoy enfatizó que la votación ha sido desactivada. "No habido referéndum ni apariencia de tal", dijo la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en el Palacio de la Moncloa.

Pero, pese a las endebles garantías del proceso, la afluencia a las escuelas se mantenía pasado el mediodía. Había gritos reivindicativos y mucho malestar por las imágenes de la represión policial que se vivió en las primeras horas de la mañana en Barcelona, Girona y otras ciudades menores.

Fuente:

Más Leídas