mundo mundo
domingo 04 de septiembre de 2016

Luego de la caída de Dilma, el Papa pidió rezar por el pueblo brasileño

Además el pontífice explicó que no sabe si será posible visitar Brasil en 2017 como había prometido en 2013.

Roma. El papa Francisco pidió ayer rezar a la Virgen de Aparecida para que proteja "a todo Brasil y a todo el pueblo brasileño, en este momento triste", tras la destitución de Dilma Rousseff como presidenta y la jura de Michel Temer para ocupar ese cargo.

Además, durante la inauguración de una pequeña estatua de bronce de la patrona de este país en los jardines vaticanos, el pontífice explicó que no sabe si será posible visitar Brasil en 2017 como había prometido en 2013 durante su viaje a este país para la Jornada Mundial de la Juventud.

"En 2013 había prometido que volvería el próximo año. No sé si será posible, pero al menos la tendré (a la Virgen) aquí más cerca", explicó.

Francisco también invitó a rezar para que la Virgen de Aparecida proteja a los más pobres, a los descartados, a los ancianos abandonados, a los niños de calle y a los que caen en las manos de los explotadores de todo tipo y para que salve a su pueblo con la justicia social y con el amor de Jesucristo".
El papa Bergoglio recordó que la imagen de la Virgen de Aparecida fue encontrada por unos trabajadores pobres y deseó que pueda ser hallada "por todos, y especialmente por todos aquellos que necesitan trabajo, educación y los que son privados de su dignidad".

La iniciativa de regalar la imagen de la Virgen a los Jardines Vaticanos fue de la Embajada de Brasil ante la Santa Sede y de la Archidiócesis de Aparecida.

Brasil es centro de manifestaciones, disturbios, ataques a tiendas y bancos y represión con gases lacrimógenos desde hace varias noches pidiendo la renuncia del presidente Temer, tras la destitución de Rousseff por parte del Senado.

¿Un presidente debilitado?
Hay que recordar que tras la decisión del Senado de destituir a Dilma Rousseff, se realizó una ceremonia en la que Michel Temer asumió el cargo de presidente de Brasil hasta el 2019. Ello ocurrió a pesar de que él también ha sido cuestionado por posibles actos de corrupción con empresas privadas.
Fuente:

Más Leídas