mundo mundo
viernes 15 de abril de 2016

Los duques de Cambridge se arman de arco y flecha

El tiro con arco es el deporte nacional de Bután. Guillermo y Catalina remataron la jornada con una cena en compañía de los reyes butaneses, Jigme Khesar Wangchuck y Jetsun Pema.

Los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, demostraron este jueves sus habilidades en el tiro con arco en el primer día de su viaje a Bután, una jornada que remataron con una cena en compañía de los reyes butaneses, Jigme Khesar Wangchuck y Jetsun Pema.

Al poco de abandonar el aeropuerto de camino a una recepción con los monarcas, la pareja hizo su primera parada para saludar a un grupo de niños que les esperaban ordenadamente dispuestos en la carretera, dando muestra de su habitual cercanía.

Para su primer encuentro con los reyes butaneses, a los que se conoce como "Catalina y Guillermo de los Himalayas", la duquesa optó por una falda larga con abertura lateral en color lavanda y estampado turquesa.

Según informó el Palacio de Kensington en Twitter, el modelo, que acompañó de blusa blanca con mangas murciélago y cenefa de estampado étnico en el centro, estaba hecho de "material tradicional" butanés.

El príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono británico, eligió un atuendo más occidental, un traje azul marino y corbata granate.

Por la tarde, los duques hicieron sus pinitos en el tiro con arco, el deporte nacional de Bután, y otros juegos tradicionales en un evento con el príncipe Jigyel Ugyen Wangchuck como anfitrión.

Catalina, que en los últimos días ya demostró en la India sus habilidades en el críquet, se animó a armarse de arco y flecha y probar suerte con la diana ante la atenta mirada de decenas de espectadores y, sobre todo, de su esposo.

Como broche final para la jornada, los duques acudieron a una cena con los reyes de Bután en un palacio de Thimpu, la capital.

Guillermo optó para la ocasión por un conjunto informal de pantalón y americana azul sin corbata, mientras que Catalina brilló con un vestido largo de aberturas laterales y topos de colores, que acompañó de sandalias negras de tacón y chal rojo.

Este viernes les espera un ascenso al monasterio budista Paro Taktsang, al que en 1998 acudió el príncipe Carlos, y el sábado regresarán a la India, donde estuvieron hasta el jueves, para concluir su viaje a la región con una visita al Taj Mahal.

Fuente: 20minutos.es
Fuente:

Más Leídas