mundo - Cataluña Cataluña
lunes 25 de septiembre de 2017

Los catalanes insisten en sus intenciones de abandonar España

El gobierno conservador de Mariano Rajoy emplea todas sus fuerzas para abortar el desafío de los separatistas. La Guardia Civil incautó millones de boletas para votar el referéndum.

Los independentistas catalanes salieron nuevamente a las calles el domingo para insistir en su voluntad de abandonar España. Del otro lado, el Estado les corta una tras otra las vías de organizar el referéndum de autodeterminación previsto para el 1 de octubre.

Detenciones, registros, multas: el gobierno conservador de Mariano Rajoy emplea todas sus fuerzas para responder al desafío lanzado por los independentistas.

Tras reclamarle en vano mayor autonomía a Madrid e intentar acordar este referéndum, el gobierno catalán, dominado por los independentistas desde 2016, decidió organizar este escrutinio saltándose la prohibición de la Justicia.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, y sus aliados forzaron el reglamento del parlamento regional para aprobar la ley de este referéndum unilateral, lo que agravó la división entre los independentistas y la oposición.

cataluña-1.jpg
Carles Puigdemont, presidente regional de Cataluña. 
Carles Puigdemont, presidente regional de Cataluña.

Según el último sondeo del instituto demoscópico regional, publicado en julio, el 49,4% de los catalanes se opone a la independencia y el 41% la desea.

"Nos van a obligar a llegar donde no queremos llegar", amenazó el jefe de gobierno, el conservador Mariano Rajoy, antes de lanzar sus operaciones para paralizar el referéndum.

En los últimos días, la Guardia Civil incautó millones de papeletas del voto, las cartas para los ciudadanos designados para trabajar en los colegios electorales y detuvo a 14 altos cargos regionales, puestos después en libertad condicional.

Multas disuasorias
Personas claves en la organización, tanto del gobierno como de la comisión electoral, renunciaron a sus cargos para evitar multas diarias de hasta 12.000 euros, impuestas por el Tribunal Constitucional para obligarlos a obedecer la suspensión del escrutinio.

Rajoy les pidió a los dirigentes independentistas que reconocieran que no habrá referéndum.
Según un sondeo publicado en el diario El País, el 61% de los catalanes encuestados cree que el referéndum no tendría garantías suficientes para considerarse válido después.

Pero Puigdemont no cede, y en su cuenta de Twitter sigue colgando vínculos de webs donde los ciudadanos pueden encontrar sus colegios electorales, mientras la Justicia ordena sistemáticamente el bloqueo de cada una de ellas. Así, Rajoy sigue apretando las tuercas.
Fuente:

Más Leídas