mundo - Estado Islámico Estado Islámico
miércoles 12 de octubre de 2016

Los abogados del único acusado vivo de los ataques de París renunciaron a su defensa

Frank Berton y Sven Mary dijeron este miércoles que decidieron dejar de representar a Salah Abdeslam por su decisión de permanecer en silencio.

Los abogados del único sospechoso vivo de los ataques extremistas del pasado noviembre en París anunciaron que abandonan su defensa ante su negativa a hablar.

Frank Berton y Sven Mary dijeron este miércoles que decidieron dejar de representar a Salah Abdeslam por su decisión de permanecer en silencio en protesta por la videovigilancia de su celda las 24 horas del día.

Berton dijo en una conferencia de prensa que Abdeslam, que fue detenido en Bruselas en marzo y extraditado después a Francia, está psicológicamente afectado por su reclusión en la prisión de Fleury-Merogis.

"Llevo meses convencido de que está aislándose y radicalizándose, se está tomando la videovigilancia muy mal", manifestó Berton. "Esto no es chantaje, solo es la realidad de su estado psicológico y físico. El problema está relacionado con su régimen de aislamiento".

Según Berton, en un principio Abdeslam estaba dispuesto a hablar y el letrado pidió a las autoridades francesas que suavizasen su duro acercamiento a su cliente.

Las autoridades esperan que Abdeslam pueda proporcionar información sobre las estrategias y redes del grupo extremista Estado Islámico, e identificar a otros que puedan guardar relación con los ataques del 13 de noviembre que causaron 130 muertos en la capital francesa.

La misma red que atacó Paris volvió a actuar en Bruselas, la ciudad de donde procede Abdeslam, en marzo, días después de su detención tras meses huido de la justicia.

El abogado ya había advertido que las dos cámaras que vigilan a Abdeslam día y noche podrían causarle daños psicológicos, pero la máxima autoridad administrativa del país rechazó su petición para retirarlas. Responsables judiciales sostienen que el sistema es necesario para asegurar que no se suicida.

"Está demonizado porque es el único sospechoso vivo", afirmó Berton. "No hay otro reo en Francia que este detenido en las mismas condiciones".

En un primer momento, Abdeslam, de 27 años, dijo que quería explicar su camino a la radicalización y su papel en los ataques del 13 de noviembre en la sala de conciertos Bataclan, cafeterías y el Stade de France. Los otros atacantes fallecieron al inmolarse o por disparos de la policía.

El papel de Abdeslam esa noche nunca ha estado claro. La fiscalía de París dice que iba equipado como un suicida, pero abandonó sus planes y huyó.

Abdeslam escapó del cerco policial durante cuatro meses, pero fue arrestado en el vecindario de Bruselas donde se crió. Más tarde fue extraditado a Francia, donde enfrenta varias acusaciones preliminares por terrorismo.

"Es imposible intentar defender a alguien que se niega a defenderse. Él ha decidido no defenderse", insistió Berton agregando que el silencio de Abdeslam perjudica a las familias de las víctimas. "Va a ser acusado de todos los crímenes y será responsable de todos... Habrá un juicio, ¿pero para qué? La verdad nunca salió del silencio".

Berton señaló además que Abdeslam se negó a declarar ante un juez en dos ocasiones desde su traslado a Francia y se ausentó en otra vista.

"Cuando tienes la sensación de estar aquí para hacer visitas sociales a la prisión, hay que tomar una decisión", dijo Mary a la televisora BFM-TV.
Fuente: Associated Press

Dejanos tu comentario

Más Leídas