mundo - moda moda
viernes 01 de abril de 2016

Las modelos chinas, confrontadas a los caprichosos cánones de belleza

El concepto de lo "bello" puede variar entre Oriente y Occidente.

Las modelos chinas van ganando terreno en las grandes pasarelas occidentales, aunque muchas, como Xu Naiyu, son conscientes que los cánones de belleza pueden cambiar rápidamente y frenar su carrera internacional.

"En este sector, la suerte es muy importante", explica entre desfile y desfile la sonriente Naiyu, de 21 años, durante la China Fashion Week, que terminó el jueves en Pekín.

Esta modelo respira optimismo, pero es consciente de la inestabilidad del mundo de la moda: "Trabajar duro no sirve de nada porque no puedes cambiar tu físico si a la gente no le gusta", declara desde el Hotel de Pekín, un prestigioso establecimiento situado cerca de la plaza Tiananmen, en el centro de la capital china.

Naiyu trabaja a menudo en la China Fashion Week, una semana de la moda muy distinta de sus equivalentes occidentales en cuanto a la repercusión, aunque con propuestas igualmente sorprendentes.

En esta última edición se pudo ver de todo, desde un top verde minimalista hasta un vestido bien recargado, complementado con una gafas de protección y una peluca con manchas amarillas.

Según Naiyu, en Pekín no hay ninguna gran marca extranjera, los decorados son simples y sólo hay dos recintos.

"Para pasar al siguiente nivel, es indispensable ir a las capitales extranjeras de la moda, como Milán o París", explica la joven modelo, aunque admite que ese mundo puede ser "atroz".

Las modelos chinas empiezan a ganar presencia en las grandes pasarelas. Modelos como Ju Xiaowen - nueva cara de LOreal París - son famosas en Occidente porque tienen algo único, explica Roye Zhang, de la agencia China Bentley Culture & Media.

El concepto de lo "bello" puede variar entre Oriente y Occidente, apunta este agente, cuya firma fue creada en 2003.

"Una cara que gusta en China puede que no funcione en el extranjero, y viceversa", agrega.

En su opinión, para sus desfiles, los occidentales prefieren a los modelos masculinos chinos "no muy altos, delgados, y con los ojos pequeños muy rasgados". Las modelos femeninas "se parecerán a (la heroína) Mulan de Disney: "No es realmente guapa pero se la reconoce inmediatamente", apunta.

Paradójicamente, Ju Xiaowen triunfa porque en Europa o Estados Unidos, el ideal de belleza está muy lejos de "los cánones tradicionales en China, donde se aprecian los ojos muy grandes, sin rasgar, los rostros blancos y la belleza serena".

Fuente: AFP vía Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas