mundo mundo
viernes 08 de julio de 2016

La ONU ratificó a Colombia como el principal productor de cocaína del mundo

En los dos últimos años se duplicaron los cultivos de coca en este país, cuya superficie alcanzó niveles no vistos desde 2007.

Colombia se ratificó como el primer productor de cocaína del mundo y el país con más cultivos de coca, cuya hoja es insumo básico para esta droga, advirtió este viernes la ONU, una situación "preocupante" para las autoridades.

En los dos últimos años se duplicaron los cultivos de coca en este país, cuya superficie alcanzó niveles no vistos desde 2007, señaló la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en su último informe, elaborado con el gobierno colombiano y presentado en Bogotá.

El reporte "Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2015" registró 96.000 hectáreas sembradas, frente a las 48.000 de 2013 y ligeramente por debajo de las 99.000 de 2007.

"Colombia es el principal productor (de hoja de coca) de la región", indicó el representante de UNODC en Colombia, Bo Mathiasen, al mencionar que Perú y Bolivia, los otros países latinoamericanos que la cultivan, suman cerca de 60.000 hectáreas.

"Es un tema supremamente preocupante el crecimiento de los cultivos (...) porque había una tendencia clara al descenso", dijo Eduardo Díaz, director de la Estrategia Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos de la Presidencia.

Según la ONU, la producción potencial de cocaína también mostró un alza importante en Colombia. Mathiasen explicó que la producción de clorhidrato de cocaína aumentó un 46% el año pasado, cuando se produjeron 646 toneladas, frente a 442 de 2014.

Tendencia de "tiempo atrás"

Esta tendencia al alza "viene de tiempo atrás" y se debe al crecimiento de la demanda en Europa y Asia, dijo a AFP el experto en narcotráfico y director de la ONG Corporación Andina Colombia, Ricardo Vargas. "En esos mercados Colombia tiene un puesto importante en el comercio de drogas", afirmó.

El experto resaltó además la incidencia de los grupos armados al margen de la ley, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), primera guerrilla del país y que según las autoridades tiene en el narcotráfico su principal fuente de ingresos.

Según el experto, mientras no se resuelva el "problema estructural" del campo colombiano, los campesinos seguirán encontrando "una alternativa" en el cultivo de coca, cuyo precio en el mercado alcanza los 3.000 pesos el kilo (casi un dólar) y creció un 32% en 2015.

De acuerdo con UNODC, 74.500 hogares colombianos están involucrados en la siembra de coca, un 11% más que en 2014. El gobierno de Juan Manuel Santos contempla atender estos temas con la firma de un acuerdo final de paz con las FARC, que incluirá los consensos sobre desarrollo agrario y solución al problema de las drogas ilícitas negociados en el marco de los diálogos en Cuba, ya en su recta final.

En febrero pasado, Santos anunció una nueva estrategia antidrogas basada en la sustitución de cultivos ilícitos, con la participación de las comunidades y de exguerrilleros de las FARC.

Más incautaciones


Este viernes, el alto consejero de la Presidencia para temas de posconflicto, Rafael Pardo, anunció que el gobierno seguirá fortaleciendo la interdicción marítima y aérea en las zonas de cultivo y producción, lo cual permitió la incautación de 158,8 toneladas de cocaína en el último semestre.

Según la ONU, Colombia contribuye con la "tercera parte de las incautaciones globales" de esta droga. El año pasado se confiscaron 252 toneladas frente a las 148 de 2014, para un aumento del 71%.

El informe de UNODC indicó que cinco de los 32 departamentos del país concentran el 81% de la producción total de coca. Por ello, Pardo indicó que los programas de sustitución se concentrarán en cuatro zonas: el municipio de Tumaco, muy cercano a la frontera con Ecuador, donde está el 17% de la producción de coca, y regiones de los departamentos de Caquetá, Putumayo y Cauca (suroeste).

Dijo además que la interrupción de la fumigación aérea con glifosato, decidida en octubre pasado luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo catalogara como probable cancerígeno, puede "haber incidido" en la subida de las áreas cultivadas. Esta suspensión generó polémica.

Opositores como el procurador Alejandro Ordóñez, titular del ente que controla a los funcionarios, han afirmado que se trata de una "concesión del gobierno a las FARC" en la mesa de negociaciones.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas