mundo - Corea del Norte Corea del Norte
jueves 03 de marzo de 2016

La ONU endureció las sanciones y va cercando a Corea del Norte

La resolución de Naciones Unidas veda la venta de combustibles para aviones y cohetes e impone sanciones sobre individuos y entidades norcoreanas.

El Consejo de Seguridad de la ONU resolvió por unanimidad imponer las sanciones más duras contra Corea del Norte en 20 años luego de que ese país realizara su cuarta prueba nuclear y un ensayo de misiles de largo alcance.

La resolución, elaborada por Estados Unidos y China, principal aliado de Pyongyang, contempla limitaciones al comercio y obliga a todo el mundo a inspeccionar cargamentos con origen y destino a ese país.

Las penalidades incluyen un embargo a la venta de armas ligeras a Corea del Norte, sanciones financieras contra bancos y activos norcoreanos y limitación, y en algunos casos prohibición, para la importación de materias primas como carbón y hierro.

La resolución de Naciones Unidas también veda la venta de combustibles para aviones y cohetes e impone sanciones sobre individuos y entidades norcoreanas.

En un comunicado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aplaudió la "firme" resolución aprobada y agregó que es la "respuesta apropiada" a las acciones de Pyongyang.
"Hoy la comunidad internacional, hablando con una sola voz, envía un mensaje simple a Pyongyang: Corea del Norte debe abandonar estos peligrosos programas y elegir un mejor camino para su pueblo", expresó Obama.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sostuvo también en un comunicado que "la acción unánime en el Consejo de Seguridad enviado un claro mensaje de que Corea del Norte debe volver al cumplimiento completo de sus obligaciones internacionales". También el canciller británico, Philip Hammond, celebró las "robustas medidas". "Corea del Norte debe terminar con esas provocaciones y dar pasos tangibles en dirección a reintegrarse de manera constructiva en la comunidad internacional", afirmó Hammond.

La resolución no suscitó ninguna reacción por parte de la misión del extravagante país comunista ante las Naciones Unidas.
Pyongyang afirma que Washington y Seúl pretenden paralizar sus actividades atómicas, bajo el pretexto de conversar sobre la paz para sostener las "amenazas violentas y presiones agresivas".

"Si lo dejamos, Pyongyang llevará a cabo una quinta y sexta prueba nuclear, que amenaza la estabilidad en el noreste de Asia y la paz en el mundo, así como la supervivencia del pueblo coreano", dijo la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, según consignó la agencia de noticias china Xinhua.

El régimen del líder norcoreano, Kim Jong-un, realizó su cuarta prueba nuclear el 6 de enero, y el 7 de febrero lanzó un cohete espacial en una acción considerada por la comunidad internacional como un ensayo encubierto de un misil balístico.

Esta nueva avanzada aleja cada vez más a Pyongyang de China. Ese escenario de confrontación permanente confronta con el cambio de etapa protagonizado por Beijing, cuya responsabilidad como segunda economía global, varió a un nivel más universal modificando prioridades e intereses.

Un año atrás, en el Financial Times, Deng Yuwen, alto funcionario del PC chino, proclamó que su país debería abandonar a Norcorea. Sin miramientos, sostuvo que se debería facilitar la unificación con Corea del Sur, lo que exterminaría al régimen del norte pero "vaciaría la alianza entre Seúl, Washington y Tokio", escribió. Es mucho más lo que ganaría así que continuar impidiendo a la historia disponer de la destemplada y vetusta dinastía de Pyongyang. También se difundió un extenso debate en el seno del Comité Central del PC chino en el cual varios de sus delegados discutieron si valía la pena seguir amarrado a Corea del Norte, de la cual se sostenía que estaba navegando hacia su ocaso.

Fuente: Efe
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas