mundo - España España
martes 26 de abril de 2016

La dura batalla de un matrimonio gay para obtener la custodia de su hija

El ciudadano español Manuel Santos y su marido, el estadounidense Gordon Lake se han enfrentado a la mujer tailandesa que gestó a su hija Carmen y también a la legislación del país que prohibió la subrogación y el matrimonio homosexual.

El ciudadano español Manuel Santos y su marido, el estadounidense Gordon Lake, han logrado ganar una batalla legal en la que llevan luchando muchos años.

Peleaban por obtener la custodia de Carmen, una niña nacida por maternidad subrogada de una mujer tailandesa que, al enterarse de que eran homosexuales, se negó a entregársela.

La abogada de Santos y Lake, Rachapol Sirikulchit, ha confirmado a la prensa este martes que el Juzgado de Familia y Menores de Bangkok ha dictaminado que la custodia corresponde a Lake, que es el padre biológico de la niña.

"El tribunal ha concedido la custodia legal de Carmen Lake a Gordon Lake, mi cliente, y ha dicho que mi cliente es único tutor", ha explicado Rachapol, a la salida del tribunal.

"Después de 15 meses Carmen podrá viajar a España (...) donde conocerá su habitación y el resto de su familia", señaló Santos a Efe a la salida del tribunal de Bangkok.

El problema no fue solo la negativa de la mujer tailandesa. Lake y su marido han permanecido bloqueados en Tailandia desde que el país aprobó una ley para prohibir la maternidad subrogada, una norma que entró en vigor en julio de 2015, varios meses después de que naciera Carmen, en enero de ese año.

Su caso también se ha visto perjudicado por el hecho de que la legislación tailandesa no reconoce a los matrimonios de personas del mismo sexo.

Cuando Carmen nació, su madre biológica, Patidta Kusolsand, la entregó al matrimonio, que se la llevó del hospital. Pero luego cambió de opinión y se negó a firmar los documentos para permitir a Carmen que tuviera un pasaporte para poder salir de Tailandia.

Una familia normal

Lake y Santos fueron informados de que la mujer pensaba que eran «una familia normal» y que estaba preocupada por el desarrollo que tendría la niña, según el mensaje que publicó Lake en una plataforma de financiación que les ayudó a recaudar 36 dólares para poder pagar los abogados y la estancia en Tailandia.

Lake ha dicho que no sabe por qué la madre dice que no sabía que era homosexual y ha subrayado que siempre fue claro en este punto cuando contactó con la agencia de maternidad subrogada, New Life, que tiene delegaciones en varios países.

La empresa cerró su delegación de Bangkok tras la entrada en vigor de la ley contra la maternidad subrogada en julio de 2015, tras varias polémicas.

Durante años, Tailandia ha sido un destino popular para los extranjeros que querían recurrir a la maternidad subrogada tanto por los bajos precios como por la permisiva legislación, según la agencia de noticias Reuters.

La pareja tiene otro niño, Álvaro, que nació por maternidad subrogada en India hace tres años, y ha contado que eligieron Tailandia porque la legislación en India ha cambiado. Santos ha afirmado que todavía no puede confirmar cuándo se irán de Tailandia con sus dos hijos.

Fuente: ABC
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas