mundo mundo
viernes 16 de junio de 2017

Investigación pública del incendio que ya mató a 30 personas en Londres

En el barrio más rico de Londres hay Ferraris, casitas de ensueño, flores en los balcones, fachadas coloridas, y, de repente, un gran edificio de viviendas sociales calcinado...

En el barrio más rico de Londres hay Ferraris, casitas de ensueño, flores en los balcones, fachadas coloridas, y, de repente, un gran edificio de viviendas sociales calcinado, con 30 muertes, aunque las autoridades temen que al final pueda rondar el centenar de víctimas fatales por la cantidad de desaparecidos que hay. La Grenfell Tower, estaba habitada hasta el miércoles por gente humilde.

La primera ministra británica, Theresa May, ordenó una investigación pública del incendio en la torre de apartamentos, en medio de preocupaciones crecientes de que lo mismo suceda en edificios de viviendas alrededor del país. Insistió en descubrir la causa exacta del incendio y cómo se propagó tan rápidamente hasta abarcar en menos de una hora todo un edificio donde vivían hasta 600 personas.

Un día después de sufrir un incendio que dejó al menos 30 muertos, 74 personas con lesiones –37 de ellas están hospitalizadas, 17 en estado crítico–, y 76 desaparecios, el edificio de 24 plantas se asemejaba a un gran esqueleto alzándose hacia el cielo azul. A sus pies, tras el cordón se seguridad, se percibía la solidaridad de los londinenses, mientras el viento traía el olor a plástico quemado.

El incendio ha destapado graves fallos de seguridad. Rydon, la compañía que completó el año pasado la rehabilitación de la fachada, utilizó un relleno de polietileno, un plástico que pudo haber actuado como acelerador del incendio.

londres4.jpg
londres5.jpg

Venidos de los cuatro rincones de la ciudad, los londinenses trajeron cajas de ropa, comida y agua. Bajo el puente de la autovía A40, que pasa cerca del edificio, unos voluntarios pugnaban por ordenar los donativos, hasta el punto de que las autoridades hicieron un llamamiento a no llevar nada más.

"La gente se siente impotente, no sabe qué hacer y trae donativos", explicó Sonia, una mujer argelina que acababa de consolar a una amiga que busca a su familia, de la que nada sabe desde el incendio.

"Aquí nos conocemos todos. Es un barrio muy mezclado, con musulmanes y no musulmanes, muchas familias con niños", explicó esta mujer que la noche del drama podía escuchar los llantos y gritos que salían del edificio.

edificio londres.jpg
londres2.jpg
londres3.jpg

La Torre Grenfell está en el distrito de Chelsea y Kensington, uno de los barrios más ricos del mundo y en el que hay diferencias económicas notables.

Basta caminar un poco para pasar de los coches y tiendas de lujo a zonas que no desentonarían en países pobres.

El ex primer ministro conservador David Cameron expresó su "horror" al ver a su barrio golpeado de esta manera. Y es que Cameron vive a unos minutos del edificio, en el próspero y bohemio Notting Hill, muy famoso por la película homónima de Julia Roberts y Hugh Grant, su carnaval y su mercado callejero de Portobello Road.

incendio londres.jpg
incendio londres2.jpg
incendio londres3.jpg


Fuente:

Más Leídas