mundo - Turquía Turquía
martes 06 de septiembre de 2016

Hay 65 millones de refugiados y desplazados en todo el mundo

Esta cantidad fue considerada "histórica" por los mandatarios asistentes al cónclave. Declaran que se ha llegado "al límite".

La Cumbre del G20 reconoció que la crisis de los refugiados es un problema mundial e instó a hacer esfuerzos globales para afrontarla. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, indicó: "Muchos países no pasaron el examen de humanidad", mientras el Consejo Europeo pidió: "Se tomen medidas concretas".

Erdogan fue tajante: "El resultado de hoy no es suficiente" y en declaraciones a la prensa, recordó que en 2015, cuando Turquía ejerció la presidencia del G20, manifestó la necesidad de buscar soluciones a los problemas del terrorismo y la crisis de los refugiados.

Para el mandatario, muchos países "no pasaron el examen de humanidad" a propósito de la crisis de refugiados y a un año de la Cumbre pasada.

Erdogan, que remarcó la gran responsabilidad que asumió su país al recibir a tres millones de desplazados procedentes de Irak y Siria, y que supuso un gasto de 25.000 millones de dólares, sostuvo que las medidas propuestas para paliar esta crisis "no han sido rechazadas en principio por casi nadie, pero ningún país dio pasos completos al respecto".

Y denunció que los países occidentales tengan una actitud "de seguridad e, incluso, racista" ante aquellos que buscaban asilo dentro de sus fronteras, lo que calificó de "vergonzoso".

"Turquía –dijo su presidente– continuará recibiendo a las víctimas de los conflictos sin ninguna discriminación de procedencia o religión".

La alusión al tema comenzó con la cifra de refugiados que llegó niveles históricos –afirmó el G20– con 65 millones de personas desplazadas en todo el mundo.

La postura europea la planteó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien advirtió de que el sistema europeo de acogida está a punto de "llegar a su límite y que los demás países no pueden quedarse al margen de esta crisis".

El polaco requirió que no sólo se reconozca esta crisis como un problema global, sino que también que se tomen medidas concretas, citó la agencia de noticias española EFE.

La UE llegó a la Cumbre con el objetivo de lograr que el G20 hiciera más por solucionar la crisis de los refugiados, pues considera que tanto el bloque comunitario como Turquía, Jordania y el Líbano cargan con una responsabilidad desproporcionada, mientras muchos Estados ricos no hicieron prácticamente nada. "Hemos tratado la crisis migratoria y coincidimos en que tenemos que hacer más para combatirla", explicó Tusk.

Fuente: Efe vía Télam.
Fuente:

Más Leídas