mundo mundo
lunes 19 de septiembre de 2016

Hawaii: Legisladores harán reforma para pescadores retenidos

Legisladores estatales y federales prometieron mejorar las condiciones para cientos de pescadores extranjeros

Legisladores estatales y federales prometieron mejorar las condiciones para cientos de pescadores extranjeros que trabajan en la flota comercial de Hawaii, y al menos una empresa ya había dejado de comprar pescado de las embarcaciones afectadas, tras una investigación de Associated Press que descubrió que algunos hombres han pasado años retenidos en los buques sin protecciones laborales elementales.

Whole Foods dejó de comprar pescado y marisco capturado por tripulaciones extranjeras hasta que esté claro que los hombres reciben un trato justo. El Consejo de Pesca de Hawaii afirmó el domingo que a partir del 1 de octubre, la lonja de Honolulu sólo venderá pescado de embarcaciones que hayan adoptado un nuevo contrato estándar que pretende garantizar que no existe empleo forzoso a bordo.

La investigación AP determinó barcos de pesca comercial en Honolulu que tenían en su tripulación a hombres de países pobres del sudeste asiático e islas del Pacífico que atrapan pez espada, atún de aleta amarilla y otros pescados vendidos en mercados y restaurantes de lujo de todo el país. Un agujero legal les permitía trabajar en botes con bandera y propiedad estadounidense sin visados, con tal de que no pisaran tierra. El sistema se ve facilitado por la Guardia Costera estadounidense y la agencia de protección de fronteras.

Aunque muchos hombres agradecen el empleo, mejor pagado de lo que podrían conseguir en casa, la investigación reveló casos de tráfico de personas, tuberculosis y escasez de alimentos. Algunos eran obligados a usar baldes en lugar de sanitarios y sufrían picaduras de chinches alojados en sus camas, por un salario a partir de apenas 70 centavos la hora.

En el Capitolio, la delegación congresista de Hawaii —los senadores federales Mazie Hirono y Brian Schatz, junto con la representante Tulsi Gabbard, todos demócratas— dijeron que estudiaban soluciones legislativas tras quedar impresionados por los hallazgos sobre la industria estatal de pesca, valorada en 110 millones de dólares y que es la quinta del país por ingresos.

"Resulta completamente inaceptable que el trato inhumano a cualquier trabajador, extranjero o no, sea legal según la ley federal estadounidense", dijo Hirono en un comunicado.

En Honolulu, la representante estatal Kaniela Ing, presidenta del comité de Asuntos Hawaianos, Recursos Marinso y Océano, pidió al fiscal general del estado, Doug Chin, que estudie si debe regularse a los propietarios de los barcos según la legislación hawaiana. En ese caso, Ing indicó que probablemente habría una orden de detener todas las violaciones laborales o empresariales. De lo contrario, el parlamentario dijo que propondría una legislación para proteger a los trabajadores, que caminan hasta 22 horas al día.

"Ese agujero no hace que esté bien tratarlos como esclavos", dijo Ing.

Chin indicó que estaba estudiando la petición.

El reporte sobre Hawaii forma parte de la investigación en curso de AP sobre la trata de personas y el abuso laboral en la industria pesquera global. El año pasado, periodistas encontraron a algunos pescadores encerrados en una celda en la remota isla indonesia de Benjina. Otros habían sido enterrados bajo nombres falsos. Los periodistas siguieron la pista del pescado que capturaban esos trabajadores hasta Estados Unidos, y el reportaje llevó a la liberación de más de 2.000 esclavos.

La ley federal requiere que el 75% de la tripulación sea estadounidense en la mayoría de los pesqueros comerciales que faenan en el país. La flota en Hawaii es una excepción abierta hace años, en su mayor parte por legisladores que ya no están en el cargo.

"Siempre querríamos que los trabajadores tuvieran condiciones decentes de trabajo", dijo el gobernador de Hawaii David Ige. El reporte de AP, señaló, "destaca cómo en ocasiones la gente cae en un agujero legal y no obtiene todas las protecciones de las leyes laborales de las que disfrutamos la mayoría de nosotros".

Tras la publicación de la historia, propietarios de barcos en Hawaii y vendedores de pescado formaron con rapidez un equipo de trabajo, que según dijeron trabajaba en un contrato universal. El sector dijo estar trabajando con compradores y autoridades.

Fuente: Associated Press

Dejanos tu comentario

Más Leídas