mundo - Orlando Orlando
sábado 18 de junio de 2016

Hablaron los padres del nene muerto por un caimán en Disney

A través de un comunicado se refirieron del "momento extremadamente difícil" que están pasando y pidieron privacidad.

Los padres del nene de dos años que murió al ser atacado por un caimán en un complejo hotelero dentro de Walt Disney World se mostraron devastados por la pérdida de su hijo, cuya muerte causó que el gigante del entretenimiento anunciara que colocará advertencias sobre la presencia de caimanes.

Según un comunicado emitido por Matt y Melissa Graves, oriundos de Omaha, Nebraska, las palabras no pueden expresar la conmoción y el dolor que su familia está padeciendo.

"Estamos devastados y pedimos privacidad durante este momento extremadamente difícil'', dijo el comunicado, emitido por un amigo de la familia el jueves por la tarde.

El breve comunicado también agradeció a las autoridades de Orlando, Florida, por su ayuda después que el caimán arrastró a Lane Graves, de dos años, a lo profundo de un lago en un hotel de Disney el martes.

Un animal descrito de hasta 2,10 metros de largo tiró al menor en la laguna cerca del anochecer del martes. La playa, ubicada en el Grand Floridian Resort and Spa de Disney (frente a un lago del parque temático Magic Kingdom)contaba con carteles de "no nadar'' pero ninguna advertencia sobre la presencia de caimanes.

Nuevos carteles

La compañía ha informado que colocará advertencias sobre caimanes. De momento no ha sido anunciada una fecha para que eso ocurra y las playas del centro turístico permanecen cerradas.

Un comunicado de la vocera de Disney Jacquee Wahler señaló que la compañía también realiza un "pronta y profunda revisión de todos nuestros procesos y protocolos''.

Aunque existe la regla no escrita de que los residentes de Florida alejen a niños pequeños de estanques y lagos en un estado con una población de caimanes estimada en más de un millón, muchos visitantes de otros estados no están conscientes de la amenaza que representan.

Kadie Whalen, de Wynnewood, Pennsylvania, dijo que sus tres hijos pequeños y una sobrina estaban jugando en una playa a la orilla del agua hace cuatro años cuando los ojos brillantes de un caimán de unos 2,10 metros aparecieron en un lago a poca distancia. Ella gritó y todos los presentes se dispersaron.

Fuente: AP
Fuente:

Más Leídas