mundo - Alemania Alemania
lunes 25 de julio de 2016

Gases de efecto invernadero: los países ricos, bajo la lupa

os Estados más grandes de la Unión Europea deberán hacer un esfuerzo mayor que los más chicos a la hora de reducir las emisiones para cumplir con lo pactado en la COP21.

La Unión Europea (UE), comprometida por el acuerdo sobre el clima de París, develó una base de negociación para sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero hasta 2030, repartidos Estado por Estado, dejando la mayor parte del esfuerzo a sus miembros más ricos.

La promesa de la UE en el acuerdo alcanzado en diciembre en la COP21 en París fue reducir en el 40% la emisión de estos gases que contribuyen al calentamiento global (CO2, metano, protóxido de nitrógeno, etc.) respecto a 1990.

Para ello debe movilizar a todos los sectores de su economía, por un lado al de la industria y electricidad, concernido por el sistema de intercambio de cuotas de emisiones en el mercado del carbono, y por otro a los sectores de la construcción, agricultura, gestión de residuos, transportes (salvo aéreo y marítimo).

A este segundo grupo se abocó en particular el miércoles pasado la Comisión. Estos sectores deberán contribuir reduciendo sus emisiones en un 30% respecto a 2005.

La propuesta adelantada por Bruselas pide los mayores esfuerzos a Alemania, primera economía europea y mayor emisor de este tipo de gases, que deberá reducirlos en 38%. Francia en 37%, al igual que al segundo mayor emisor, Reino Unido, cuya situación en la UE está en suspenso a causa del Brexit.

Aunque según el comisario europeo del Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, está concernido desde un punto de vista legal en tanto miembro hasta el momento de su partida.

Bélgica, Dinamarca, Luxemburgo, Holanda, Austria, Finlandia y Suecia deberán cifrar sus esfuerzos en una reducción de entre el 35% y 40%

Objetivos realistas
En cambio, el esfuerzo impuesto a las economías no tan ricas de la UE es menor. De esta manera, Bulgaria deberá mantener un nivel de emisiones similar al de 2005. Croacia, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia (quinto emisor europeo) y Rumania deberán reducirlas solamente entre el 2% y 9%.

"Estos objetivos son realistas, equitativos y flexibles", alegó Arias Cañete.

La propuesta, muy técnica y repleta de anexos, ofrece varias soluciones a los Estados miembros para modular sus esfuerzos. La Comisión fija además objetivos anuales.

De esta manera, los países de la UE podrán economizar créditos de emisión y utilizarlos durante un año en que les sea más difícil alcanzar los objetivos propuestos (ya sea por cuestiones climáticas u otras coyunturales).
Fuente:

Más Leídas