mundo - Francisco Francisco
jueves 28 de septiembre de 2017

Francisco recibió al presidente de Kosovo, aunque sigue sin reconocerlo como país independiente

Eso a pesar de que el Vaticano es una de las naciones que, como Rusia o China, no reconoce la independencia que esa república europea proclamó en 2008.

El papa Francisco recibió al presidente de Kosovo, Hashim Thaçi, aunque el Vaticano es aún uno de los países que, como Rusia o China, no reconoce la independencia que esa república europea proclamó al escindirse de Serbia en 2008.

En el tercer encuentro entre ambos desde la entronización del Pontífice en 2013, Jorge Bergoglio escuchó de boca de Thaçi su "compromiso por la promoción del diálogo y reconciliación en Kosovo y Balcanes", aseguraron fuentes diplomáticas a Télam.

pope-4.jpg

La reunión de media hora en el Palacio Apostólico no figuró en el calendario oficial de encuentros del Papa, ya que la Santa Sede no reconoce la independencia que Kosovo proclamó de Serbia, de la que era provincia, en 2008.

Entre los temas que Thaçi expuso al obispo de Roma estuvo también la creación de una Comisión para la Verdad y la Reconciliación, que analizará los años de la guerra por la independencia en los Balcanes, así como su intento por "normalizar" las relaciones con Serbia.

Con mayoría étnica de la vecina Albania y una minoría serbia, Kosovo aún arrastra las heridas de la guerra independentista que entre 1998 y 1999 provocó al menos la muerte de cerca de 11 mil albano-kosovares y más de 2.000 serbios, según las estimaciones, que incluyen unos 200.000 desplazados.

El de hoy fue el tercer encuentro privado entre ambos, luego de las visitas de Thaçi en 2013 y 2016. Tras la última reunión, en junio del año pasado, un comunicado de la presidencia kosovar había asegurado un supuesto deseo de Jorge Bergoglio de reconocer a su país "lo antes posible".

De todas formas, el tratamiento dado a la audiencia de este jueves, sin figurar en la agenda oficial y sin el tradicional comunicado de la Santa Sede tras los encuentros del Papa con mandatarios, sugiere que por el momento el Vaticano no avanzará en un reconocimiento rechazado por la mayoría de los países con amenazas secesionistas en sus territorios, como Rusia, China o España.

kosovo.jpg

Kosovo declaró su independencia de Serbia en 2008 y logró el respaldo de más de 100 países, incluidas potencias como Alemania y Estados Unidos, a donde esta noche volará Thaçi para reunirse mañana en Washington con el vicepresidente nortemaericano Mike Pence.

En ese marco, a inicios de septiembre, el ex guerrillero Ramush Haradinaj se impuso como primer ministro kosovar al frente de una alianza nacionalista que puede llegar a tensar la cuerda con Serbia, de la que el país era una provincia hasta la proclama independentista.

Sin embargo, el nuevo Premier es acusado por Serbia de cometer crímenes de guerra contra su población.

El último 5 de septiembre, en otro gesto hacia la minoría católica en un país con más del 95% de musulmanes, el papa Francisco envió al cardenal albanés Ernest Simoni como su representante personal a la consagración en la capital Pristina de una nueva Iglesia dedicada a Santa Teresa de Calcuta, canonizada en 2016 por el Pontífice argentino y de sangre kosovar.

En Kosovo, donde la mayoría de la población es de origen albanés, viven poco más de 50.000 católicos, según las cifras oficiales.
Fuente: Télam

Más Leídas