mundo mundo
miércoles 13 de abril de 2016

Francisco pidió a los fieles que "recen" por él antes del viajar a Lesbos por los migrantes

Según las cifras oficiales, en Lesbos hay más de 4.100 refugiados en el centro de detención de Moria y el campamento de Kara Tepe. Más de 1.000 son niños y no están acompañados por sus padres.

El papa Francisco pidió hoy a los fieles que "recen" por él antes del viaje que hará el próximo sábado a la isla griega de Lesbos para expresar su "cercanía y solidaridad" con los migrantes que hay en los campos de refugiados.

"El sábado próximo viajaré a la isla de Lesbos, por donde en los últimos meses han pasado tantos refugiados, (...) para expresar cercanía y solidaridad a los refugiados, a los ciudadanos de Lesbos y a todo el pueblo griego, tan generoso con su acogida", aseveró el Pontífice durante la Audiencia General en Plaza San Pedro.

"Pido por favor que me acompañen con un rezo, invocando la luz y la fuerza del Espíritu Santo y la materna intercesión de la Virgen María", agregó Francisco a los cerca de 22.000 fieles presentes.
El Pontífice viajará el próximo sábado, en un viaje relámpago de menos de 24 horas, a la isla griega que se ha convertido en un ícono del drama de los migrantes que buscan llegar a Europa.

Si bien la agenda definitiva se dará a conocer hoy, Télam pudo saber que el Pontífice se encontrará con las autoridades griegas y visitará el campo de refugiados de Moria, antes de volver esa misma noche a Roma.

Según las cifras oficiales, en Lesbos hay más de 4.100 refugiados en el centro de detención de Moria y el campamento de Kara Tepe. Más de 1.000 son niños y no están acompañados por sus padres.

Luego de que en febrero varios países europeos de la ruta migratoria de los Balcanes decidieran cerrar sus fronteras, se multiplicó la presencia de migrantes en el país helénico, especialmente en la isla de Lesbos, uno de los principales puntos de entrada a su territorio.

Más de 50.000 refugiados quedaron atrapados dentro de Grecia, de las que unas 11.000 están varadas en el campamento improvisado de Idomeni, en el norte de Grecia.

La semana pasada, Grecia expulsó a más de 300 migrantes a Turquía en aplicación de las primeras deportaciones contempladas en un acuerdo alcanzado el mes pasado por el que la Unión Europea (UE) devolverá a suelo turco a todo inmigrante llegado a sus islas de manera irregular si no califica para recibir asilo.

Desde la implementación del polémico acuerdo entre la UE y Turquía, que busca contener la peor crisis de refugiados en Europa en 70 años, los centros de recepción de refugiados en Grecia se convirtieron de hecho en centros de detención, algo que ha sido denunciado por organizaciones humanitarias y la propia ONU.
Fuente:

Más Leídas