mundo mundo
domingo 20 de marzo de 2016

Europa se une para combatir el cambio climático

Alianza. Los alcaldes de las grandes ciudades se unieron para evitar una mayor contaminación de los vehículos que utilizan motores diesel

Una veintena de intendentes de ciudades europeas, entre las que figuran Barcelona y Madrid, se unieron contra la propuesta comunitaria que permitirá a los vehículos diesel que se vendan a partir de 2017 rebasar los límites de emisiones fijados en un principio.

"Si esa decisión se aplica, la calidad del aire en nuestras ciudades no será conforme con las normas europeas. ¿Cómo proteger la salud de nuestros conciudadanos si la Unión Europea valida un permiso para contaminar en detrimento de la salud pública", se preguntan en una tribuna publicada en el diario Le Monde.

El manifiesto, respaldado también por los alcaldes de París, Londres, Bruselas, Milán, Copenhague u Oslo, entre otros, subraya que no es concebible imponer a las autoridades públicas que respeten las normas de contaminación del aire y dar vía libre a la industria del automóvil para violarlas.

La iniciativa acordada por la Comisión Europea (CE) y los Estados miembros fija nuevos límites de emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) de los vehículos diesel para cuando se introduzca el esperado sistema de homologación en condiciones reales de conducción, y no en laboratorio, como ahora.
Se deben aplicar a partir de septiembre de 2017 para nuevos modelos (septiembre de 2019 para todos los coches nuevos).

Los fabricantes habían advertido de que no podrían cumplir los topes de emisiones establecidos inicialmente al cambiarse las reglas de medición, ya que con las pruebas en laboratorio que se vienen haciendo hasta ahora los vehículos contaminan mucho menos que en los test en condiciones de conducción reales que van a imponerse.

Por eso en febrero se acordó permitirles que los superaran 110% en una primera fase y 50 % en una segunda (a partir de 2020 para los modelos nuevos y de 2021 para todos los vehículos nuevos).
Frente a esa perspectiva, los intendentes firmantes reclamaron enérgicamente a los gobiernos europeos que usen todos los medios jurídicos y políticos en su poder para garantizar que las normas de contaminación del aire en Europa las respetan todas las industrias.

"La salud de nuestros ciudadanos depende de ello", coincidieron los jefes comunales.

Su llamamiento se publicó el mismo día en que el semanario francés Le canard enchaîné reveló que la Acea (Asociación de Constructores Europeos de Automóviles) mantuvo en enero de 2015 una reunión secreta con un alto representante comunitario para conseguir ajustar la normativa europea a sus intereses.
Fuente:

Más Leídas