mundo - Estados Unidos Estados Unidos
martes 07 de junio de 2016

Estos hombres tejen para romper con los estereotipos de género

En México y en Chile hay hombres aficionados al tejido, pero los mexicanos tienden a mantenerlo en secreto

El chileno Claudio Castillo, artista de 27 años, es un tejedor autodidacta desde 2010. "Empecé a tejer a los 21 años, cuando vi tejer a unas amigas, me llamó mucho la atención y les pedí que me enseñaran. Como me gustó mucho, seguí aprendiendo por mi cuenta y estaba tan motivado que tejía en todos lados, incluso en espacios públicos", relata Castillo a Verne.

Desde enero de 2016, el artista imparte una serie de talleres en su casa-taller Santiago para enseñar a otros hombres un pasatiempo casi siempre practicado por mujeres. "Quería compartir lo que he aprendido durante estos años y ofrecer un espacio a aquellos que no se atrevían a tejer y también a los que se les negó la posibilidad de hacerlo de pequeños. La intención es que puedan realizarlo en un contexto de confianza y sin prejuicios", agrega Castillo, en entrevista vía correo electrónico. Un vídeo colgado en su página de Facebook (Hombres Tejedores) muestra a varios hombres tejiendo ha sido reproducido más de 2,6 millones de veces en una semana y que acumula más de 44.000 compartidos, y más de mil comentarios en los que se repiten las felicitaciones por esta iniciativa.

De acuerdo con Castillo, el hecho de que los hombres hagan actividades que normalmente se asocian a mujeres es una tarea pendiente que tiene el género masculino. "Es momento de que los hombres nos cuestionemos las concepciones de masculinidad y luchemos contra la violencia, no tan explícita, pero no por eso menos dañina, que el patriarcado y el machismo ejerce sobre nosotros", señala el joven de 27 años. "Es tiempo de que entendamos que podemos mostrarnos sensibles, tiernos y vulnerables y que eso no está mal. También debemos entender que tenemos y podemos desarrollar habilidades que van más allá de la fuerza física y la mente racional".

Para aportar a esta causa, a través de su página en Facebook que cuenta con más de 25.000 seguidores, Castillo promueve talleres de técnicas como palillos, croché, fieltro y telar decorativo. Desde enero ha impartido alrededor de diez talleres de cinco alumnos cada uno, en su casa-taller en Santiago de Chile, pero debido a que la respuesta de la gente ha sido bastante positiva planea llevar las clases a espacios públicos.

"La respuesta de la gente ha sido genial, hemos tenido mucho apoyo y buena energía de parte de todos. Al principio los chicos se ponen un poco tensos y no confían en sus propias habilidades por todo lo que le han dicho desde pequeños, respecto a que tejer es de mujeres y que los hombres no tienen motricidad fina, pero rápidamente se sueltan y se dan cuenta de que son capaces de hacerlo como cualquier otra persona", detalla Castillo.

Curso de tejido básico impartido por Claudio Castillo. Cortesía Hombres Tejedores, Facebook
El periodista Ricardo Higuera, toma el taller de Claudio desde febrero. "Solo ha hecho falta un poco más de coraje para dar el paso, abrir las puertas al aprendizaje y dejar los prejuicios de lado", comenta vía telefónica. "Hasta hace unos años se pensaba lo mismo de la gastronomía y hoy es una fuente de trabajo y realización igual para hombres y mujeres. El tejido no debiera ser algo muy diferente de esta experiencia".

Higuera disfruta mucho realizar esta actividad solo y acompañado: "Me gusta conocer las historias de otros tejedores y aprender de sus experiencias, pero también disfruto hacerlo solo. Alcanzas mucha concentración, destreza y relajación. Muchos afirman que el tejido es una excelente terapia y estoy muy de acuerdo", señala.

Desde mediados de los 2000, la fiebre del knitting (tejer con gancho) llegó a varios países como España, Reino Unido y Estados Unidos y atrajó tanto a mujeres como a hombres. En 2006, la productora de California Unconfined Mind realizó un documental sobre hombres que además de ser fanáticos del futbol americano y la cerveza, también les gusta tejer.

Fuente: El País
Fuente:

Más Leídas