mundo mundo
viernes 29 de abril de 2016

Estados Unidos confirmó a la nueva embajadora de México tras casi un año de bloqueo

Roberta Jacobson, el rostro visible en la relación de Estados Unidos con Latinoamérica desde 2011, fue confirmada como embajadora en México después de 10 meses de inacción

Roberta Jacobson, el rostro visible en la relación de Estados Unidos con Latinoamérica desde 2011, fue confirmada como embajadora en México después de 10 meses de inacción en el Senado norteamericano y de una larga batalla con uno de los mayores críticos de la apertura hacia Cuba, el senador republicano Marco Rubio.

Jacobson será la primera mujer de la historia de Estados Unidos en dirigir la embajada en México, un puesto que estaba vacante desde julio de 2015, cuando lo dejó el anterior titular, Earl Anthony Wayne.
La diplomática, que ahora ocupa el puesto de secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, fue confirmada por unanimidad en el Senado después de una negociación entre la Casa Blanca y Rubio, que durante siete meses hizo uso de la potestad que tienen los senadores para impedir que una nominación se someta a votación en el pleno.

"Nueve meses tras su nominación, me complace decir que vamos a enviar a una de nuestras mejores diplomáticas a avanzar en esta importante relación. Nadie está más calificado que Roberta para representar a Estados Unidos en México", indicó el secretario de Estado, John Kerry, en un comunicado tras la votación.

"Seguiré contando con su liderazgo y sus consejos sensatos para avanzar en nuestras relaciones económicas y políticas con nuestro socio y amigo", añadió el máximo responsable de la diplomacia estadounidense, según un cable de Efe.

"Su experiencia en la región será fundamental para abordar los retos económicos y de seguridad nacional que compartimos, como el comercio, el narcotráfico y la inmigración", apuntó.

Jacobson fue la jefa negociadora de Estados Unidos en el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba, un papel que despertó suspicacias de Rubio, de origen cubano y frontalmente opuesto al deshielo bilateral.

El presidente Barack Obama nominó a Jacobson como embajadora en México en junio de 2015, y el Comité de Relaciones Exteriores del Senado dio su visto bueno en noviembre.

Desde entonces, Rubio impidió cualquier votación al respecto en el pleno del Senado, con el argumento de que la diplomática había sido "evasiva" a la hora de responder a sus preguntas sobre su trabajo en Cuba y Venezuela.

El senador también quería explicaciones sobre el retraso del gobierno estadounidense en solicitar formalmente la extradición del narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán, según aseguró en una entrevista con el diario The Washington Post en marzo.

A cambio de levantar ese bloqueo, Rubio exigió que se extendieran hasta 2019 las sanciones impuestas en diciembre de 2014 a ciertos funcionarios de Venezuela, que iban a caducar a fines de este año.

Pero para que el acuerdo funcionara hubo que introducir una tercera pieza: el influyente senador republicano Bob Corker exigió que se convenciera a su compañero de bancada Ted Cruz para que levantara su bloqueo sobre un proyecto de ley que aportaba fondos al Departamento de Estado para el actual año fiscal.

Las tres piezas de ese rompecabezas se aprobaron ayer, lo que permitirá a Jacobson iniciar pronto su gestión.

Es probable que su número dos en la oficina para Latinoamérica del Departamento de Estado, Francisco Palmieri, sustituya a Jacobson al frente de esa sección hasta que Obama abandone el poder en enero.

Mientras, Jacobson, una respetada diplomática que entre 2002 y 2007 dirigió la Oficina de Asuntos Mexicanos en el Departamento de Estado y luego fue subsecretaria para México y Canadá hasta 2010, podrá desempeñar su cargo en el país en el que se ha especializado.

Lo hará en un momento delicado para la relación, siempre llena de retos de seguridad pero que ahora arrastra además la carga de la retórica antiinmigrante del favorito republicano en la carrera a la Casa Blanca, Donald Trump, que ha motivado en parte el cambio de embajador mexicano en Estados Unidos, Carlos Manuel Sada Solana, ex cónsul general de Los Angeles, por Miguel Basañez, cuyo nombramiento en agosto pasado había generado fuertes críticas en el congreso mexicano por su falta de experiencia diplomática, según reportó Dpa.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas