mundo - Estados Unidos Estados Unidos
viernes 22 de septiembre de 2017

Éramos pocos entre Tump y Corea del Norte y apareció Irán

El presidente iraní, Hasan Rohani, desafió nuevamente a Estados Unidos: "No necesitamos permiso para defender nuestra patria", disparó.

El presidente iraní, Hasan Rohani, desafió nuevamente a Estados Unidos durante un imponente desfile militar en Teherán, al asegurar que su país reforzará su programa armamentista, incluido el de los controvertidos misiles balísticos, porque "no" necesita "permiso de nadie" para defenderse.

"No necesitamos permiso de nadie para defender nuestra patria", advirtió Rohani en el acto, celebrado ante el mausoleo del imán Jomeini para conmemorar el 37 aniversario del inicio de la guerra entre Irak e Irán, que se desarrolló entre 1980 y 1988.

Ante la cúpula castrense de la República Islámica y del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, el mandatario garantizó que, "quiera o no" EEUU, Irán desarrollará "no solo los misiles sino también las fuerzas aéreas, terrestres y marítimas".

"Nuestras armas siempre han sido para la defensa de nuestro país y de las naciones regionales, ante las agresiones y el terrorismo de las grandes potencias. Nuestro poder militar nunca fue dirigido a la agresión contra un país o una tierra", dijo el presidente de Irán, citado por la agencia de noticias IRNA.

trump2.jpg

De esta forma, Rohani respondió a las palabras del presidente estadounidense, Donald Trump, quien ante la Asamblea General de la ONU esta semana puso en duda la continuidad de su país en el acuerdo nuclear de las potencias con Irán y advirtió: "No podemos permitir que un régimen asesino siga con sus actividades desestabilizadoras mientras construye peligrosos misiles".

Con el objetivo de frenar a Teherán, Washington impuso en los últimos meses varias tandas de sanciones contra entidades e individuos iraníes vinculados con el programa de misiles y con el apoyo a grupos chiíes como el libanés Hezbollah.

No obstante, las Fuerzas Armadas iraníes exhibieron en el desfile de hoy un nuevo misil balístico con un alcance de 2.000 kilómetros y capacidad de transportar múltiples ojivas.

El general de brigada Amir Ali Hayizadeh, comandante de la división aeroespacial de los Guardianes de la Revolución, explicó que el misil es "más táctico y estará operativo en un futuro próximo".

En la ceremonia, los Guardianes de la Revolución también mostraron los sistemas aéreos defensivos Jordad y Tabas, el radar Bashir y el sistema de guerra electrónica Saeqeh.

Todos este poderío militar iraní tiene, no obstante, un carácter "disuasorio" y no supone una amenaza para otros países, reiteró Rohani en su discurso.

El objetivo de estas capacidades castrenses es también -advirtió- "defender a los países de la región ante las agresiones de las potencias mundiales y el terrorismo", en alusión a los "pueblos oprimidos del Yemen, Siria y Palestina" y a las críticas estadounidenses sobre la implicación iraní en los conflictos de Oriente Medio.

"En el mundo de hoy, cuando una nación libre pretende construir sus armas requeridas para la autodefensa, se ve sometida a las acusaciones de las potencias arrogantes del mundo y sus medios de comunicación; mientras que ellos envían armas a los estados regionales todos los días y siempre que lo desean", acusó Rohani.

Teherán respalda con asesores militares y milicianos al régimen sirio de Bachar al Asad, y es acusado por Estados Unidos y Arabia Saudita de armar a los rebeldes hutíes en el Yemen.

La tensión entre Washington y Teherán se disparó desde la llegada a la presidencia de Trump, quien calificó el acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias (EEUU, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania) como "una vergüenza para Estados Unidos".

Además, anticipó que su gobierno podría abandonar el tratado si sospecha que "proporciona una tapadera para una eventual construcción de un programa nuclear".

Al respecto, Rohani subrayó hoy que "todo el mundo" en la ONU "defendió el acuerdo nuclear sellado con Irán y aplaudió el camino elegido para poner fin a un problema regional e internacional", salvo EEUU e Israel.

El acuerdo nuclear, que limita el programa atómico de Irán a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales, está en vilo ya que Trump debe certificar el próximo 15 de octubre si Teherán está cumpliendo sus compromisos y durante su paso por la ONU advirtió que ya "tomó una decisión" al respecto.
Fuente: Télam

Más Leídas