mundo - Turquía Turquía
martes 02 de agosto de 2016

En Turquía, las Fuerzas Armadas pasarán a manos de civiles

Cambio de mandos: los uniformados se someterán a las decisiones del presidente. Es un intento por recuperar el pleno control tras el fallido golpe militar del 15 de julio.

Mientras el primer ministro turco, Binali Yildirim, declaraba sobre los alcances de una medida que somete al Consejo Supremo Militar (YAS) a una amplia mayoría de civiles, la policía arrestaba a once soldados del comando que asaltó el hotel en el que se encontraba el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, durante el intento de golpe de Estado, el 15 de julio.

Los cambios en la cúpula militar –con once cargos civiles y cuatro militares– permitirán que tanto el presidente como el primer ministro puedan dar directamente órdenes a los comandantes de las fuerzas, además, se simplifica el sistema de promoción y ahora un sargento puede ser nombrado general.
Los servicios de inteligencia también están en la mira del gobierno, tras el intento golpista. Lo sugirió el primer viceministro, Numan Kurtulmus: "La reestructuración de los servicios de inteligencia está en la agenda".

Y si bien Erdogan quiere tener ambos cuerpos (militares e inteligencia) bajo su órbita presidencialista, esto requeriría una reforma constitucional, ya que necesitaría el apoyo de la oposición para que control no sólo sea del gobierno, sino de la presidencia.

Las medidas llegan tras una purga masiva de 3.000 soldados. Incluso, ya se cerraron todas las academias militares del país gracias a un decreto de emergencia que también le otorga al Ejecutivo la posibilidad de crear una Universidad de Defensa Nacional para la formación de oficiales, con un rector nombrado por el propio presidente.

Mientras las estructuras se acomodan bajo el yugo del Ejecutivo, la policía turca sigue en la pesquisa de golpistas en todo el territorio.

Por lo pronto, once militares ya fueron arrestados tras una operación en un bosque a unos 20 kilómetros al noreste de Marmaris.

Fue un vecino el que alertó a la gendarmería cuando este grupo de militares salían a cazar jabalíes.
Rápidamente se desplegó una intensa operación con helicópteros y cámaras térmicas para arrestar a los hombres que, presuntamente, asaltaron un hotel de Marmaris para detener o, incluso, asesinar a Erdogan, que había abandonado el lugar 15 minutos antes, según sus propias palabras, o una hora y media antes, según recuentos de la prensa.

Pedido de explicaciones
El Ministerio de Asuntos Exteriores turco convocó ayer al encargado de negocios consular alemán como respuesta a la prohibición, en la manifestación del domingo en Colonia, de emitir un mensaje del presidente Recep Tayyip Erdogan.

Turquía está furiosa porque el Tribunal Constitucional teutón, citando motivos de seguridad, prohibió al jefe del Estado turco dirigirse, por videoconferencia y pantallas gigantes, a las cerca de 20.000 personas que marcharon por Colonia en contra del golpe de Estado fallido turco.

El portavoz presidencial, Ibrahim Kalin, tildó de inaceptable el veto a Erdogan, y de "violación de la libertad de expresión y del derecho a asamblea" lo que consideró un "esfuerzo legal de bloquear un evento a favor de la democracia".

De acuerdo con el censo de 2011, hay al menos tres millones de personas de origen turco en Alemania. Los ciudadanos turcos conforman el 22,1% de la población extranjera en ese país. De ahí que los grandes acontecimientos políticos turcos tengan eco en Alemania.

"Nos da curiosidad el motivo real por el que las autoridades alemanas y su Tribunal Constitucional hayan prohibido el mensaje del presidente Erdogan, y esperemos que nos proporcionen una respuesta satisfactoria", manifestó Kalin.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas