mundo mundo
miércoles 31 de agosto de 2016

El Senado brasileño inició la sesión en la que se votará si Dilma Rousseff es destituida

En la última audiencia habrá alegatos de senadores a favor y en contra de la mandataria suspendida, se leerá una versión resumida del caso y finalmente se votará.

El Senado brasileño inició a las 11.17 de este miércoles la última audiencia del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, que concluirá con una votación en la que sus 81 miembros decidirán si finalmente es destituida o recupera el poder.

La sesión fue instalada por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, quien dirige los trámites en su condición de garante constitucional de un proceso en el que Rousseff responde por unas supuestas irregularidades fiscales que la defensa niega y la acusación ha considerado "completamente probadas".

En esa última audiencia, dos senadores inclinados a condenar a Rousseff y otros dos que se opongan a su destitución tendrán cada uno cinco minutos para exponer sus alegatos y el presidente de la Corte Suprema leerá una versión resumida del informe final del caso.

Luego se procederá a la votación, que será nominal, pública y por medio de un sistema electrónico, por lo que el resultado se conocerá de inmediato.Para que se apruebe la destitución, será necesaria una mayoría calificada de dos tercios, equivalente a 54 votos entre los 81 senadores, una cifra que se presume accesible para los favorables a la salida de la mandataria por la proporción de discursos que se oyeron desde que comenzó el juicio político.

De los 63 senadores que participaron en el debate, que se prolongó hasta la madrugada del miércoles, 42 anunciaron que votarán a favor de que la mandataria pierda el cargo, 18 se pronunciaron en contra y tan sólo tres no aclararon sus intenciones, pero dieron indicios de que se inclinarán por la marcha de Rousseff.

Los únicos legisladores que no aclararon sus intenciones fueron el ex presidente Fernando Collor de Mello, quien renunció a la Presidencia en 1992 durante un proceso similar al que afronta Rousseff, el laborista Acir Gurgacz y Rose de Freitas, correligionaria del presidente interino, Michel Temer.

Una vez proclamado el resultado por el presidente del Supremo, Rousseff estará fuera del poder o, por el contrario, si fuera absuelta, recuperaría el cargo y relegaría otra vez a la vicepresidencia a Michel Temer.
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas