mundo mundo
viernes 04 de marzo de 2016

El robo de cadáveres y los "matrimonios fantasma"', una controvertida práctica al alza en China

En las zonas rurales se ha popularizado la tradición de que un hombre soltero debe ser enterrado junto a al cadáver de una 'novia', lo que puede superar los 15.000 dólares, para evitarle desgracias al pueblo.

Los ladrones de tumbas en la China rural están robando masivamente cadáveres de mujeres para cubrir la creciente demanda de "matrimonios fantasma". Se trata de una antigua tradición cuyos orígenes se sitúan hace casi 3.000 años, según la cual los hombres que han fallecido solteros deben de ser enterrados junto al cadáver de una "novia", ya que, de lo contrario, el pueblo sufrirá mala suerte y desgracias, informa la agencia Xinhua.

Este ritual ha sido practicado profusamente a lo largo de las dinastías feudales de China y ha sido especialmente popular en el siglo X durante la dinastía Song. Las autoridades lo prohibieron después de la fundación de la República Popular de China (en 1949). A partir de este momento, en las provincias rurales continuaron con la práctica pero se utilizaron en su lugar muñecas de papel o pasta. Sin embargo, a medida que estas zonas se enriquecieron la controvertida costumbre ha vuelto a establecerse con fuerza en algunas zonas de las provincias de Shanxi, Henan y Shaanxi (ubicadas al noreste del país).

El macabro mecado de los "matrimonios fantasma"

Actualmente, el robo de cadáveres en China está considerado delito, por lo que puede ser castigado con hasta tres años de prisión. Sin embargo, Lin Xu, subdirector del departamento de policía del condado de Hongtong (al sur de la provincia de Shanxi), apunta a que este castigo no ha frenado a aquellos que se lucran ejerciendo trata de cadáveres. Así, Xu indica que en este condado se han reportado al menos tres decenas de robos de cadáveres femeninos en los últimos tres años, varios de los cuales se han producido en los meses de febrero y marzo de este año.

Chang Sixin, director adjunto de la Asociación Tradicional de Literatura y Arte de China, explica que es bastante fácil encontrar agencias matrimoniales que vendan cadáveres femeninos para los solteros del país. Son particularmente demandados los cuerpos que han fallecido y han sido enterrados recientemente, pudiendo llegar a tener un coste de 15.500 dólares. Los cuerpos que tienen décadas de antigüedad rondan los 5.000 dólares.

Jing Gouzi, vecino de la aldea de Quting (a pocos kilómetros del distrito de Dongbao, provincia de Hubei), compró un cadáver para enterrarlo en la misma tumba que su hermano mayor. "Pensé en utilizar una mujer hecha de pasta, pero los ancianos de nuestro pueblo insistieron en que solamente los cuerpos reales pueden prevenir la desgracia", explica.

En este ritual, donde se lleva a cabo una completa ceremonia nupcial, el esqueleto de la 'novia' es reforzado con alambres de acero y el cadáver vestido antes de ser enterrado junto al soltero fallecido para que le acompañe en su vida futura.
Fuente:

Más Leídas