mundo - Cataluña Cataluña
lunes 18 de septiembre de 2017

El referendum catalán de octubre divide a la ciudadanía

En Madrid, donde se realizaron campañas y reuniones, hubo allanamientos e incautación de propaganda independentista. ¡De locos!

Varios centenares de personas asistieron en Madrid a una reunión en apoyo al referéndum sobre la independencia de Cataluña fijado para el 1 de octubre, pero prohibido por la Justicia de España que cada vez está más dividida.

El acto se llevó a cabo en un pequeño teatro del barrio de Lavapiés, en el centro de la capital, luego de que un tribunal prohibiera su celebración en un centro cultural perteneciente a la alcaldía.

Desde la convocatoria al referéndum por el gobierno independentista catalán, el 6 de setiembre, las instituciones españolas han aumentado las prohibiciones y acciones tendientes a impedir su celebración, ya que fue declarado inconstitucional por la Justicia.

Personas asistentes agitaban votos para el referéndum.
No es joda: incautaron propaganda
La Guardia Civil anunció que allanó locales de una empresa que producía material de propaganda para la votación: votos, afiches, etcétera.

cataluña.jpg
En el centro madrileño. La gente escucha discursos durante un encuentro para apoyar el referéndum de independencia de Cataluña.
En el centro madrileño. La gente escucha discursos durante un encuentro para apoyar el referéndum de independencia de Cataluña.

"Frente a su prohibición, nuestra determinación", dijo Jordi Cuixart, presidente de la asociación independentista Omnium Cultural, aplaudido por el público al interior y el exterior del teatro.

"Libertad de expresión! ¡Derecho a decidir! ¡Que no, que no, que no tenemos miedo! ¡Estafa antidemocrática!", gritaban los simpatizantes que se quedaron fuera por falta de lugar.

"Es por la libertad de expresión en el sentido de que queremos que se defienda aquí públicamente el derecho a celebrar ese referéndum", dijo antes a la radio Cadena Ser el politólogo de izquierda Jaime Pastor, uno de los organizadores.

Este domingo, el diario El País publicó una doble página con llamado de personalidades, como el escritor Javier Marías o la actriz Marisa Paredes, que llaman a la abstención frente a un referéndum que califican de "estafa antidemocrática".

Pese a la oposición del gobierno español, el gobierno catalán se muestra determinado a organizar la votación y a declarar la independencia de la región si gana el "sí".

"Ya no es una cuestión de catalanes y españoles, es una cuestión de calidad de la democracia", dijo a la AFP María José Hernández, grafista (40).

La sociedad catalana está profundamente dividida sobre la independencia: en las elecciones regionales de setiembre de 2015, las listas independentistas obtuvieron 47,8% de los votos y los partidos no independentistas 51,7%.

Postal ciudadana
Para Johnny, el encargado del Bar Rovi, el más frecuentado del pueblo, la independencia es una cuestión sentimental, "algo que llevas adentro, como el Barça".

"Lo que nosotros queremos es decidir, pagar nuestros impuestos, no mantener a ninguno, que cada uno se mantenga a sí mismo en todos los sentidos. Que podamos hacer lo que queremos, no hacer mal a ninguno. Lo que haría una familia en su propia casa", explicó.

Encontrar un vecino en contra de la independencia en L'Esquirol puede resultar misión imposible, cuenta un periodista extranjero.
Fuente: AFP vía Noticias Argentinas

Más Leídas