mundo mundo
miércoles 05 de julio de 2017

El polémico caso del primer bebé sin género definido del mundo

Un canadiense consigue que su bebé no sea registrado como varón ni como mujer.

Por lo general, el nacimiento de un bebé conlleva una considerable cantidad de papeleo. En la documentación que sus progenitores deben cubrir se solicitan una serie de datos, como su fecha y lugar de nacimiento, el nombre completo de los padres o el género del recién nacido.

Sin embargo, un caso alejado de la norma está despertando controversia en todo el mundo. Ha sucedido en Canadá, donde un bebé de ocho meses es protagonista de un intenso debate al convertirse en el primero registrado con género «desconocido».

El blog "The Blaze" comparte los detalles de una historia de la que se está hablando en todos los rincones del planeta. Es el resultado de la lucha del progenitor del bebé, llamado Kori Doty y que se define como transgénero no binario; esto es, no se reconoce como hombre ni como mujer. Su objetivo declarado es que su hijo, Searyl Atli, descubra su propio género mientras crece. "Yo quiero criarlo así hasta que tenga la consciencia y el manejo del vocabulario necesarios para poder decirme quién es", explica.

"Lo reconozco como bebé y trataré de darle amor y apoyo para ser la mejor persona que pueda ser, sin las restricciones que implica ser clasificado como varón o mujer", sostiene Doty. En gran medida, sus convicciones tienen que ver con sus propias experiencias.

"Cuando nací, los médicos miraron mis genitales y dieron por hecho quién sería. Eso me ha perseguido durante toda mi vida. Fueron presunciones incorrectas y he tenido que corregirlas", relata el progenitor del primer bebé sin género definido.

Las autoridades competentes en Canadá se negaron inicialmente a que Searyl Atli fuese registrado de ese modo. Ahí comenzó la batalla local de Kori Doty, cuya abogada ha logrado hacer valer su tesis.

"Actualmente sabemos que la identidad de género de un niño no se desarrolla hasta varios años después de nacimiento", argumentó la letrada. Para aquellos que comparten su causa, esta sentencia sin precedentes puede marcar un antes y un después.

Kori Doty forma parte de "Gender-free ID Coalition", un movimiento que pretende normalizar los documentos de identidad que no asignan un género definido a los recién nacidos. Defienden que sólo de esa forma pueden evitarse los problemas a los que durante su vida se enfrentan las personas que sienten un género distinto al que se les presume al venir al mundo. En Europa existen colectivos que respaldan la misma idea, pero el de Searyl Atli es el primer caso reconocido por las instituciones de un país.
Fuente: abc.es

Más Leídas