mundo - Alemania Alemania
domingo 18 de septiembre de 2016

El partido de Merkel sufre un duro revés en Alemania ante el avance del populismo

En las eleciones regionales de Berlín, la fuerza de la canciller alemana sufrió el peor resultado de la historia, mientras que el derechista Alternativa para Alemania obtuvo el 14% de los votos.

El partido conservador de Angela Merkel registró este domingo el peor resultado de su historia en las elecciones regionales de Berlín, en un clima de descontento creciente sobre la inmigración que sigue aprovechando la derecha populista.

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller alemana logró 17,5% de los votos, más de cinco puntos menos en relación a los últimos comicios de 2011, lo que probablemente la obligue a salir del gobierno local de la capital alemana, del que formaba parte hasta ahora con los socialdemócratas. El movimiento de derecha populista, Alternativa para Alemania (AfD), que se opone a la política migratoria emprendida por el gobierno, ingresaría al Parlamento local con cerca de 14% de los votos, según una actualización de las proyecciones difundidas por la televisión pública.

Jamás en la historia de la ciudad, la de Berlín Oeste de después de la Segunda Guerra Mundial y la de la capital reunificada de 1990, la CDU conoció una debacle similar. Este es además el segundo revés electoral en dos semanas en comicios regionales para el partido de Merkel, a un año de las elecciones legislativas. A principios de septiembre el AfD, creado hace sólo tres años, se impuso en el noreste del país.

El mal resultado de la CDU en Berlín dejará probablemente al partido en la bancada de la oposición en esta metrópolis de 3,5 millones de habitantes. Hasta ahora formaba parte de un gobierno de coalición con los socialdemócratas. La AfD capitalizó nuevamente con la inquietud que genera la llegada de centenares de miles de refugiados al país desde el verano boreal 2015, con una cifra récord de casi un millón el año pasado. Capta a la vez a una parte del electorado de los partidos tradicionales, en primer lugar de la CDU, que ya no coinciden en la política de apertura de Merkel, así como el voto de protesta que antes pendía hacia la abstención.

De cero a una cifra de doble dígito

El partido socialdemócrata (SPD) pierde también terreno en Berlín respecto a 2011. Se impone en estos comicios con menos del 22% de los votos, un mínimo histórico. Esto permitiría al actual alcalde, Michael Muller, miembro de este partido, mantenerse en sus funciones. Durante la campaña indicó que quería formar una coalición de izquierda con los ecologistas, que obtendrían cerca de 15% de los votos, y la izquierda radical Die Linke, otro partido populista en Alemania, que avanzó a 15%.

Aunque se trate de comicios locales, la irrupción de la derecha populista en el parlamento regional berlinés, así como en los consejos municipales de algunas circunscripciones, tiene valor de símbolo. La metrópolis cosmopolita, abierta al mundo, que sigue mutando 27 años después de la caída del Muro, era la capital alemana con estatuto de Estado-región que hasta ahora resistía a las tendencias populistas.

"De cero a una cifra de doble dígito, eso es un récord para Berlín", celebró el principal candidato de la AfD, Georg Pazderski, quien predijo que el próximo año el electorado le dará la espalda a Merkel. Durante la campaña el alcalde socialdemócrata había intentado dramatizar el desafío. Si la AfD supera el 10% de los votos "será interpretado en el mundo entero como el signo del renacimiento de la extrema derecha y de los nazis en Alemania", había dicho.

"En una ciudad tan a la izquierda como Berlín, nuestro resultado por encima del 10% es un gran éxito", declaró Jörg Meuthen, uno de los dirigentes de la AfD. En algunos distritos la formación logró un incluso más del 20%. Aunque la CDU es desde hace 15 años tradicionalmente débil en Berlín, este nuevo revés complica un poco más la tarea de la canciller, criticada en su propia familia política.

El aliado bávaro de la CDU, la CSU, reclama una política mucho más restrictiva en materia de inmigración con, entre otros puntos, un límite a la cantidad de refugiados a acoger por año.

De momento se rehúsa a clarificar si apoyará a Merkel en la batalla por la cancillería el año que viene. Con esta nueva victoria, la AfD ingresará en un décimo parlamento regional, de los 16 que cuenta el país. Si no trastabilla, la AfD está en el buen camino para ingresar el año que viene en la cámara de diputados, lo que sería algo inédito para un partido de la derecha populista en la historia de Alemania de la posguerra. "Los partidos tradicionales, los de centro, son víctimas de un fenómeno de erosión y esto crea una nueva dinámica política", explicó Lothar Probst, politólogo de la Universidad de Bremen.

Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas