mundo - Francisco Francisco
viernes 09 de septiembre de 2016

El papa Francisco destituyó a un obispo por una relación amorosa

Javier Salinas, prelado de Mallorca, fue relevado luego de una denuncia en su contra que hizo el marido de su secretaria privada.

El obispo saliente de Mallorca (España), Javier Salinas, cuyo relevo anunció ayer la Santa Sede, ocho meses después de publicarse una noticia sobre una presunta relación sentimental con su secretaria, pidió ayer disculpas por si ha "ofendido a alguien".

"(Pido disculpas) si con algún defecto mío he ofendido a alguien o le he dado motivos de preocupación", señaló el obispo saliente de Mallorca en una carta dirigida a los fieles tras el anuncio oficial de que el papa Francisco ha aprobado su renuncia y le nombró obispo auxiliar de Valencia.

Salinas agradeció en esta misiva el trato recibido desde que fue nombrado como obispo de Mallorca, en noviembre de 2012.

"Tengo que comunicar que el Santo Padre ha tenido a bien aceptar mi renuncia a esta querida sede. Una decisión que he tomado libremente, después de haber orado al Señor y asistido por el consejo de personas de criterio humano y eclesial, mirando lo mejor para la Diócesis", escribió el obispo.

La Nunciatura Apostólica comunicó a la Conferencia Episcopal Española que el papa Francisco aceptó la renuncia del obispo Salinas y le nombró obispo auxiliar de Valencia, asignándole la sede titular de Monterano, Foro Clodio, según indicó el Obispado de Mallorca.

Denuncia del esposo
En diciembre pasado estalló una polémica cuando el marido de una colaboradora del prelado denunció la presunta relación de su esposa con el obispo de Mallorca, quien siempre ha negado la relación sentimental.

El obispo siempre ha asegurado que las informaciones divulgadas y la denuncia se debían a la reacción de un hombre que le culpa de la ruptura de su matrimonio y le atribuye un vínculo amoroso inexistente.

En algunas entrevistas, el prelado reconoció, como publicó Diario de Mallorca, que había intercambiado los anillos con su secretaria, "pero no por un vínculo amoroso", sino como un gesto en el marco de un grupo de oración formado por ambos.

Estos anillos no llevaban sus nombres, como se ha publicado, y contenían la inscripción "caminante", detalló entonces el prelado.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas