mundo mundo
jueves 21 de abril de 2016

El ISIS pierde su principal bastión en Libia tras fuertes combates

Fuerzas del gobierno libio no reconocido por la comunidad internacional tomaron el control de la ciudad oriental de Derna, bastión durante más de un año de la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico

Fuerzas del gobierno libio no reconocido por la comunidad internacional tomaron el control de la ciudad oriental de Derna, bastión durante más de un año de la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico (EI), luego de combates que dejaron más de 750 muertos, informó el comandante que lideró la ofensiva.

"Derna fue completamente liberada de los elementos del EI, que nunca va a regresar", dijo Mohamed Danco, jefe de las operaciones y uno de los comandantes militares del gobierno de Trípoli, a la agencia de noticias EFE.

Una parte de los yihadistas del EI dejaron las armas y huyeron a hacia la ciudad de Al Mojili, a unos 100 kilómetros, mientras que otros se dirigieron a la ciudad de Sirte, aún bajo control de esa organización yihadista, explicó el responsable.

En los enfrentamientos murieron 260 milicianos de las ciudades de Tobruk y Al Baida pertenecientes a las fuerzas denominadas "Maylis al Shura" y "Muyahidin de Derna", aliadas a Trípoli, además de 500 yihadistas.

Las fuerzas afines al gobierno de Trípoli, que mantuvieron en los últimos días intensos combates para liberar Derna del EI tomaron ayer el control de la localidad de Al Fatayah, al sureste de Derna.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional decidiera apoyar militarmente el alzamiento contra la dictadura de Muammar Kaddafi, que cayó ese mismo año.

Desde hace un mes el país vive una situación política confusa, con un gobierno de unidad nacional establecido en Trípoli que no cuenta con legitimidad interna, un Parlamento reconocido internacionalmente en Tobruk que se niega a respaldar a ese gabinete, y un liderazgo cesante y rebelde en la capital que aún conserva poder militar.

De la situación han sacado provecho tanto grupos radicales como la rama libia del EI, que en el último año amplió el territorio bajo su control e incluso estableció un nuevo bastión en la costa del Mediterráneo, así como traficantes de personas que gestionan un negocio millonario.
Fuente:

Más Leídas