mundo mundo
martes 19 de abril de 2016

El hombre que limpió un río de 160 kilómetros con sus propias manos

Ante la pasividad de las autoridades, Sant Seechewal decidió tomar la iniciativa contra la contaminación.

¿Qué podemos hacer cuando detectamos un problema en nuestro entorno? Existen dos maneras básicas de actuar: podemos comunicarlo a los gobernantes para que tomen cartas en el asunto, o bien ponernos en movimiento y hacer algo al respecto. Hoy queremos contarte la historia de un hombre que escogió el segundo camino cuando más difícil parecía. Su nombre es Sant Balbir Singh Seechewal, aunque sus desinteresados servicios al medio ambiente en India han hecho que le conozcan como 'Eco-Baba'.

Tal como relata el blog The Logical Indian, a Seechewal le rompía el corazón el estado en el que veía el Kali Bein, un río de unos 160 kilómetros que pasa por el estado de Punyab y desemboca en el Beas. La contaminación y la sistemática ausencia de cuidados durante décadas había convertido en un vertedero descontrolado lo que debía ser un valioso recurso natural para los habitantes del lugar. Su paciencia se agotó en el año 2000 y decidió pasar a la acción: si las autoridades no salvaban al Kali Bein, lo haría él mismo.

Seechewal trabajó para reunir un gran equipo de voluntarios y acudir al rescate del río. Él mismo se puso el mono de trabajo sin dudarlo un instante para liderar las tareas de restauración. Fue necesario un esfuerzo continuado durante varios años, pero poco a poco los resultados fueron saltando a la vista: el Kali Bein volvió a brillar y tener vida, se recuperó el flujo natural del agua, se plantaron árboles a lo largo de ambas orillas y hasta se instalaron caminos ecológicos para que la población pudiese disfrutar de la zona.

Uno de los aspectos más destacados de las labores de recuperación es el sistema de alcantarillado subterráneo de bajo coste. Gracias a él las aguas residuales que antes iban a parar al río se almacenan ahora en estanques, donde son tratadas para que puedan aprovecharse en agricultura. Una solución casi milagrosa para el problema de los riegos, que solía llevarse por delante numerosas cosechas hundiendo a cientos de familias en la miseria.

El activista 'Eco-Baba' completó de este modo su mayor hazaña en defensa de la naturaleza. «Alguna gente se había adueñado ilegalmente del río y fue muy difícil liberarlo de sus garras, pero con la gracia de Dios lo hemos logrado. El trabajo que hemos hecho es para el bienestar de la humanidad y ninguna obra puede ser más sagrada que esta. Nuestro esfuerzo en el Kali Bein ha enviado un mensaje a todo el mundo», explica Sant Seechewal, un héroe del medio ambiente que desea ser una inspiración para el planeta.

Fuente: ABC
Fuente:

Más Leídas