mundo mundo
viernes 26 de agosto de 2016

El "hombre árbol" de Bangladesh avanza en su recuperación

"Me siento genial, todavía no puedo caminar por las recientes operaciones y tengo que ejercitar cada día mis manos para adquirir mayor movilidad, pero tenerlas libres es algo estupendo", dijo Abul Bajandar.

El denominado "hombre árbol" de Bangladesh, un joven de 27 años afectado por una rara enfermedad con la que había desarrollado pesadas verrugas con forma de corteza de árbol en manos y pies, se recupera luego de una serie de complejas operaciones que le devolvieron sus aspecto normal.

"Me siento genial, todavía no puedo caminar por las recientes operaciones y tengo que ejercitar cada día mis manos para adquirir mayor movilidad, pero tenerlas libres es algo estupendo", dijo Abul Bajandar en la habitación del Hospital Universitario de Dacca donde se encuentra internado desde enero.

El joven Bajandar, oriundo de una aldea en la provincia sureña de Khulna, asomó a principios de año a las portadas de medio mundo tras conocerse que tenía una extraña enfermedad, epidermodisplasia verruciforme.

"Poco a poco vuelvo a recordar las sensaciones que tenía antes de que a los 15 años mis manos empezaran a llenarse de verrugas. ¡He sufrido tanto! Había gente que me evitaba y tuve siempre muchos dolores. Echaba de menos todo. Desde comer por mi cuenta a jugar con mi hija, abrazarla. Esas cosas que todo padre quiere hacer con sus hijos", dijo el joven a la agencia EFE.

Después de una decena de operaciones quirúrgicas en sus extremidades, Abul afronta ahora un proceso de "embellecimiento", con unas cinco intervenciones más que le mantendrán ingresado al menos durante "los próximos seis meses", según el centro médico.

Entretanto, el hospital estudia en cooperación con médicos de Estados Unidos, a quienes han enviado muestras de ADN del paciente y varios familiares, si existe manera de evitar que las protuberancias vuelvan a crecer dado que la dolencia, una enfermedad no contagiosa de la que se conocen muy pocos casos, a priori no tiene cura.

"De momento no ha habido recurrencia y su condición está mejorando. Pero no sabemos qué pasará en el futuro", admitió Samanta Lal Sen, coordinador de la unidad de quemados y cirugía plástica del hospital.
Tras la presión mediática que suscitó el caso, el costoso tratamiento de Bajandar fue asumido por el gobierno de Bangladesh.

Fuente: Efe vía Télam.
Fuente:

Más Leídas