mundo mundo
jueves 25 de febrero de 2016

El gobierno turco advierte que no considera vinculante el alto el fuego en Siria

Así lo anunció hoy el mandatario del país euroasiático, quien aludió expresamente a las milicias kurdosirias conocidas como YPG

El cese de las operaciones de combate en territorio sirio acordado esta semana por Washington y Moscú y aceptado por el país árabe, cuya entrada en vigor está prevista para este sábado, "no será vinculante para Turquía", advirtió hoy el primer ministro turco, el islamista Ahmet Davutoglu.

Así lo anunció hoy el mandatario del país euroasiático, quien aludió expresamente a las milicias kurdosirias conocidas como YPG, a quienes advirtió que "apoyar ataques (contra Turquía) confiando en que el alto el fuego impediría a Ankara responder".

"Para nosotros, las YPG son una organización terrorista, al igual que el EI y Al Nusra", dijo Davutoglu a la prensa en la ciudad de Konya, informó la cadena NTV.

"El alto el fuego no debe dar tregua a las YPG", insistió Davutoglu, repitiendo lo dicho ayer por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

El mandatario insistió en que el acuerdo de cese de hostilidades sólo se refiere a los grupos que combaten en territorio sirio, y que por lo tanto no sería vinculante para Ankara, si cualquiera de estos grupos se convirtiera en una "amenaza para Turquía".

"En ese momento sería un asunto de Turquía, no de Siria, y Turquía no preguntaría a nadie" qué medidas tomar, dijo Davutoglu.

Desde hace diez días, tropas turcas estacionadas en la frontera bombardean esporádicamente con artillería las posiciones de las YPG en el noroeste de Siria, según el gobierno turco como "respuesta" a tiroteos o proyectiles provenientes del lado sirio.

Sin embargo, nunca Turquía ha precisado la naturaleza, tiempo o lugar de estos incidentes.

Turquía reitera desde hace semanas que no permitirá que las YPG ganen terreno en el noroeste de Siria, sea arrebatándoselo a otros grupos rebeldes o al propio EI y que impediría cualquier intento de las milicias kurdas de hacerse con el control de la zona al norte de Alepo.

Además, Ankara reprocha a las milicias kurdas de Siria sus estrechos vínculos con la guerrilla kurda PKK, sobre todo con los grupos de jóvenes que se han atrincherado en varias ciudades del sureste de Turquía, donde combaten contra las fuerzas de seguridad turcas.
Fuente:

Más Leídas