mundo mundo
domingo 26 de junio de 2016

El Brexit desató una lluvia de renuncias en el Laborismo británico y un motín interno

Siete importantes dirigentes del llamado gabinete en las sombras de la oposición británica laborista renunciaron hoy en protesta contra el liderazgo partidario de Jeremy Corbyn

Siete importantes dirigentes del llamado gabinete en las sombras de la oposición británica laborista renunciaron hoy en protesta contra el liderazgo partidario de Jeremy Corbyn, quien encabezó la fallida campaña para quedarse dentro de la Unión Europea (UE) y desde entonces enfrenta una sangría dentro de la fuerza.

Luego que la mayoría de los británicos decidiera salirse de la UE, el primer ministro, el conservador David Cameron, anunció que renunciaría antes de octubre próximo y ahora le toca asumir las consecuencias al otro líder político que encabezó la campaña para quedarse dentro del bloque europeo, el jefe de la oposición laborista.

La tensión ya se había apoderado del Partido Laborista anoche cuando Corbyn informó que destituía al ministro en las sombras de Relaciones Exteriores, Hilary Benn, por considerar que éste promovía un golpe interno para derrocarlo, según informó la agencia de noticias EFE.

A la mañana siguiente y en claro apoyo a Benn, siete miembros del gabinete en las sombras -o voceros, como también se los conoce en la prensa británica- presentaron sus renuncias: el referente de Salud, Heidi Alexander; de Educación, Lucy Powell; de Medioambiente, Kerry McCarthy; de Transporte, Lilian Greenwood; para Escocia, Ian Murray; y las responsables del Tesoro, Seema Malhotra; y Juventud, Gloria de Piero.

Los medios locales pronosticaron que más dirigentes de la primera plana opositora podrían presentar sus renuncias en las próximas horas, si Corbyn no acepta dar un paso al costado.

Luego de ser removido, Benn habló con la cadena de noticias BBC y aseguró que muchos en la fuerza socialdemócrata "habían perdido confianza en la capacidad de Corbyn de liderar el partido".
Acto seguido y por segunda vez en los últimos tres días, la oficina del jefe del Laborismo rechazó una eventual renuncia.

Corbyn "fue electo democráticamente y cuenta con un fuerte apoyo de la base", sostuvo el comunicado difundido esta mañana y citado por la agencia de noticias ANSA.

Pese a que la victoria del Brexit el viernes pasado fue un duro revés para Corbyn, el veterano líder de izquierda de 66 años enfrenta una masiva resistencia dentro de su partido desde que ganó las internas en septiembre pasado, gracias al apoyo de miles de jóvenes y personas que se inscribieron a votar por primera vez dentro del partido.

Abierto defensor de un modelo de bienestar que rechace el paradigma de la austeridad que domina hoy en toda Europa, Corbyn ya fue duramente cuestionado por varios ex primer ministros laboristas y gran parte del establishment de esa fuerza, la más importante de la oposición.

Obligado a hacer un equilibrio constante, su situación al frente del Laborismo se deterioró dramáticamente tras el fracaso en las urnas de esta semana.

Por eso, no está claro con cuánta fuerza llegará Corbyn mañana lunes al debate que mantendrá la bancada de diputados laboristas y que culminará con un voto no vinculante sobre su continuidad.
Según las reglas del partido, si al menos 50 diputados de los 232 que componen la bancada piden renovar el liderazgo, la fuerza está habilitada a buscar un nombre o, incluso, a convocar nuevas elecciones internas.
Fuente:

Más Leídas