mundo - Brasil Brasil
martes 05 de abril de 2016

Dilma Rousseff despidió al director del ente de turismo cercano a Temer

Los seis ministros del PMDB que permanecen con Rousseff responden a la línea progobierno del jefe del bloque del partido en la Cámara Baja, Leonardo Picciani.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, expulsó del cargo de jefe del ente turístico Embratur a Vinicius René Lummertz, que responde al sector del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB), que dirige el vicepresidente Michel Temer y que se posicionó a favor del juicio político de la mandataria, se informó oficialmente.

El funcionario respondía a Henrique Alves, quien hasta la semana pasada fue ministro y renunció al cargo para pasarse al PMDB que apoya un gobierno de Temer, aunque continúan leales a la mandataria seis titulares de carteras que pertenecen a esa fuerza.

Lummertz es el cuarto representante del PMDB que es expulsado del gobierno por Rousseff en menos de una semana: los otros habían sido un vicejefe del banco público Caixa Económica Federal y los directores de la Compañía Nacional de Abastecimiento (CONAB) y del Departamento Nacional de Obras contra la Sequía (DENOCS).

Al romper el martes pasado con el gobierno, el directorio nacional del PMDB anunció que nadie estaba autorizado a ejercer cargos federales en nombres del partido, pero la orden no fue cumplida por el sector de la agrupación que se opone al juicio político de Rousseff.

Los seis ministros del PMDB que permanecen con Rousseff responden a la línea progobierno del jefe del bloque del partido en la Cámara Baja, Leonardo Picciani, considerado clave en evitar que la oposición llegue a los dos tercios (342 votos) para aprobar el juicio político a la mandataria.

El gobierno negocia con fuerzas como el Partido Progresista (que cuenta con el tercer bloque en Diputados) y agrupaciones menores para erosionar la alianza que puso en marcha la oposición para aprobar el juicio político.

En la comisión del impeachment, la presidenta Rousseff realizaba ayer, en la última sesión, su defensa de las acusaciones de haber cometido irregularidades fiscales en 2014 y 2015, misión para la cual se presentará el abogado general de la Unión y ex ministro de Justicia, Eduardo Cardozo, dirigente del Partido de los Trabajadores.

Estaba previsto para anoche la presencia del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) en el Sindicato de Metalúrgicos del ABC, en el municipio de Sao Bernardo do Campo, en el Gran San Pablo, donde forjó su carrera sindical en los años '70, mientras espera que el jueves el Supremo Tribunal Federal se reúna para votar sobre la suspensión de su designación como jefe de ministros de Rousseff.

La presidenta busca premiar a partidos capaces de garantizarle un apoyo contra el proceso de destitución.
Una comisión de 65 diputados debe indicar en un primer momento si ve causas válidas para abrir un juicio político contra Rousseff, acusada de presunta manipulación de las cuentas públicas. Una moción de destitución de la mandataria, perteneciente al Partido de los Trabajadores (PT), debe ser aprobada por 342 de los 513 diputados (dos tercios) antes de ser tramitada en el Senado.

Los cálculos y las cábalas se multiplican y cualquier conversación con un asesor parlamentario, de cualquier partido que sea, termina estos días con la calculadora en la pantalla del teléfono.

Mientras tanto, la crisis política se potencia con la grave recesión.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas