mundo - Brasil Brasil
viernes 23 de septiembre de 2016

Detuvieron a un ex ministro de Finanzas de Lula y Dilma

Era uno de los hombres fuertes de Brasil. Lo investigan por las coimas de Petrobrás. Pasó unas horas preso y luego fue liberado.

La detención del ex ministro Guido Mantega, uno de los hombres fuertes de Brasil bajo la gestión del Partido de los Trabajadores, y su liberación horas después por su delicada situación personal desataron ayer un nuevo escándalo y elevaron la tensión política en antevísperas de comicios municipales.

Brasil amaneció con la noticia de la detención de quien fuera el poderoso ministro de Hacienda durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y de su sucesora, Dilma Rousseff.

Mantega está acusado de negociar financiación ilegal para cubrir una deuda de la campaña electoral que en 2010 llevó a Rousseff a la presidencia y al actual mandatario, Michel Temer, a la vicepresidencia de Brasil.

Mantega fue detenido en un hospital de San Pablo, donde acompañaba a su esposa mientras se sometía a una cirugía por cáncer, aunque la orden de arresto en su contra había sido dictada el pasado agosto.
Las circunstancias del arresto provocaron un aluvión de críticas desde las filas del Partido de los Trabajadores (PT), que calificó la detención de "inhumana y arbitraria".

En medio del escándalo y apenas horas después, el juez federal Sergio Moro, que investiga la trama de corrupción en Petrobrás, ordenó su puesta en libertad argumentando que desconocía su situación personal y que el hecho de que pueda acompañar a su esposa en el hospital no afecta a la investigación.

Mantega, el poderoso ministro de Hacienda entre 2006 y 2015, fue acusado de solicitar donaciones ilegales para el PT a empresarios favorecidos irregularmente con contratos de Petrobrás, tras una investigación que derivó en la detención de otros seis empresarios sospechosos de participar en el pago de sobornos.

Entre ellos figuran directivos de la constructora Mendes Junior y el director en Brasil de la ingeniería española Isolux, Francisco Corrales, que prestó declaración en San Pablo.

Los fondos fueron supuestamente pagados por empresas que se adjudicaron contratos con Petrobrás de forma fraudulenta y que, según las investigaciones, se destinaron a dirigentes del PT, al pago de deudas de campaña del partido y a un intermediario que ha sido condenado por la entrega de sobornos al Partido del Movimiento Democrático (PMDB), de Michel Temer.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas