mundo mundo
domingo 22 de mayo de 2016

Despertó luego de su boda y encontró a su esposa muerta

Krzystof, de 34 años, descubrió horrorizado que su mujer, Mariola, con la que se había casado el día anterior, había muerto mientras dormía.

Krzystof, al que todos llaman Kris, se había levantado antes para dar de comer a su hija pequeña, Verónica, de un año, pensando que su mujer, Mariola Michalowski, estaba dormida. Cuando volvió al dormitorio se dio cuenta de que Mariola no respiraba, llamó a una ambulancia y le practicó RCP (reanimación cardiopulmonar), informa Dailymail.co.uk.

Cuando los paramédicos llegaron a la casa, solo pudieron decirle al padre angustiado que su mujer había muerto. Se cree que Mariola sufrió un ataque epiléptico durante el sueño horas después de casarse. El único consuelo para Kris es que el último día que pasaron juntos fue "la perfecta despedida" para Mariola.

Kris, que tiene otro hijo con Mariola, de dos años, Olivier, explica que "ella fue lo mejor que me pasó. Era la persona más dulce. Cuando yo estaba estresado por la vida y el futuro, ella siempre me decía que no lo pensara y viviera el momento. No parece real todavía".

La pareja, ambos originarios de Polonia, llevaban juntos seis años. Habían decidido casarse el pasado viernes, con la asistencia de su familia y sus amigos más cercanos en una oficina de registro. Después se dirigieron a un pub y al club de cricket para el banquete.

Algunos invitados volvieron a casa con Kris y Mariola para una 'after party' en la casa de la pareja y la novia se fue a la cama a las 2 de la mañana.

"El día fue fantástico. Hubo mucha diversión y a los niños les encantó. Nunca había visto a Mariola tan feliz. Verónica bailaba con su bonito vestido blanco", relata Kris.

"Después de la fiesta, mi padre, que procede de Polonia, insistió en que abriéramos todos los regalos y Mariola estaba abrumada por la amabilidad de todo el mundo. Yo me fui a la cama un par de horas después que ella".

"La mañana siguiente, Verónica se despertó llorando y fui a darle leche y dejé a Mariola durmiendo. Después de un rato, empecé a pensar que había algo antinatural. Traté de despertarla y cuando le di la vuelta era obvio que había tenido un ataque epiléptico durante la noche", indica el marido.

Krzystztof explica que Mariola era una madre cariñosa y siempre estaba con sus hijos. Mariola sufría de epilepsia desde los 20 años y había tenido entre cuatro y cinco ataques al mes, lo que le había incapacitado para trabajar.

Mientras se prepara para vivir sin su mujer, los amigos de Kris han iniciado una recogida de fondos en 'crowdfounding' en Just Giving (foto) para conseguir 8.000 libras (unos 10.300 euros) para ayudar a la familia y pagar la boda y, ahora, el funeral.

Kris, que trabaja como encargado de oficina, dice que "Mariola era la persona más amable, nunca se enfadaba con nadie. La epilepsia es una condición subestimada porque la gente no creía que ella fuera discapacitada porque no podían ver ninguna cojera o algo parecido".

"Era soldado y con epilepsia no puedes verlo hasta que pasa. La familia entera y todo el mundo la quería. Era un ángel. La boda fue la mejor despedida que ella podía tener. Fue la manera de decir adiós a todo el mundo".

Fuente:

Más Leídas