mundo mundo
lunes 16 de mayo de 2016

Décadas después de la guerra, la zona del bautismo de Jesús será desminada

Cercas de alambre de púas mantienen a los visitantes alejados, con señales de advertencia "Peligro de minas" en árabe, inglés y hebreo.

En un tramo quemado por el sol del desierto cerca del río Jordán, una iglesia romano-ortodoxa espera su primera visita en 50 años.

Hace tiempo que la puerta de entrada se ha venido abajo, su columna de mármol se inclina hacia el sol de la mañana. La ruta de acceso a la iglesia -si es que alguna vez fue un camino- está cubierta de arbustos y cardos.

A pesar de llevar abandonada mucho tiempo, la iglesia conserva gran parte de su histórica belleza. La puerta está abierta como si estuviera lista para recibir a los fieles.

El terreno sobre el que se asienta la iglesia está cerca de uno de los sitios más sagrados del cristianismo: el lugar donde los cristianos creen que Jesucristo fue bautizado en el río Jordán.

Hay varias iglesias en la zona, pero nadie se acercó en las últimas décadas, ya que están rodeadas por cerca de 5.000 minas terrestres.

Cercas de alambre de púas mantienen a los visitantes alejados, con señales de advertencia "Peligro de minas" en árabe, inglés y hebreo. Cuando la Guerra de los Seis Días terminó en un incómodo alto el fuego en 1967, los ejércitos de Israel y Jordania colocaron minas en toda la zona.

El río Jordán en este punto tiene solo unos pies de ancho, un paso fácil para un ejército. Los dos países firmaron un acuerdo de paz en 1994, pero las minas nunca fueron removidas.

Hacer un sitio sagrado seguro de nuevo

Desde la seguridad del camino de tierra, se ve una fila de minas antitanque. Cerca, minas antipersona se asientan por encima del suelo, dispersas a través de un campo vacío. Municiones sin explotar todavía podrían estar en cualquier parte, y las iglesias podrían tener trampas explosivas.

Todo esto está a punto de cambiar.

HALO Trust, la mayor organización de desminado humanitario del mundo, recibió ahora permiso de los israelíes, los palestinos y las siete denominaciones cristianas con iglesias en el lugar para comenzar la remoción de las minas.

HALO no tiene conocimiento de que nadie haya muerto o resultado por las minas, ya que es una zona militar restringida.

Una pequeña sección del campo de minas fue despejado para el papa Juan Pablo II, quien visitó el lugar en el año 2000. Un moderno centro turístico en el terreno despejado se abrió al público en 2011, y aproximadamente 300.000 turistas lo visitan anualmente.

La UNESCO reconoce el sitio oficial del bautismo como la orilla oriental del río en Jordania, llamada Al-Maghtas, que significa "el bautismo". El sitio en el lado de Cisjordania se llama Qasr el-Yahud, que significa "Pasaje del Judío." En el Antiguo Testamento, marca el sitio donde los israelitas cruzaron el río Jordán.

HALO, con sede en Inglaterra, trabajó con la Autoridad Nacional de Israel para Minas, una organización civil que depende del Ministerio de Defensa israelí, para mapear los campos de minas y los peligros potenciales.

HALO ha removido minas en 15 países y cuatro territorios, incluyendo Cisjordania. Gran parte de su financiación proviene del sector público, ya que los gobiernos pagan por limpiar las zonas para vivienda, agricultura o usos similares.

Pero debido a que la remoción de minas en el sitio del bautismo es por razones religiosas y culturales, HALO se basa en donaciones privadas para pagar el proyecto. HALO estima que el costo será de aproximadamente 4 millones dólares.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas