mundo mundo
jueves 07 de julio de 2016

Críticas por la avanzada policial como en épocas de dictadura en las calles de Chile

Piden documentos. El control sólo se aplica a mayores de 14 años y el procedimiento de verificación de datos no podrá extenderse nunca más allá de una hora, según la ley.

El Gobierno de Chile intenta combatir la delincuencia y la policía chilena (Carabineros) comenzó desde ayer a pedir el documento de identidad a cualquier persona en la vía pública, una medida muy criticada porque recuerda a otra similar de la dictadura de Augusto Pinochet.

La negativa a identificarse o la falta de documentación puede resultar en una sanción de hasta U$S280.
Esta nueva ley forma parte de una Agenda Corta Antidelincuencia aprobada recientemente en el Congreso chileno y que endurece además las penas para delitos como robo o hurto.

El control preventivo será ejercido por personal de la policía en la vía pública o recintos privados con acceso público. La persona se podrá identificar mediante su cédula de identidad, licencia de conducir o tarjeta estudiantil.

El control sólo se aplica a mayores de 14 años y el procedimiento de verificación de datos no podrá extenderse nunca más allá de una hora, según la ley.

La medida fue objeto de una dura polémica en su tramitación parlamentaria, por recordar la antigua "detención por sospecha" impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet, y que permitió un sinnúmero de abusos policiales.

La directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fries, cuestionó el hecho de que "en cualquier minuto, en cualquier lugar y a cualquier persona se le pueda obstruir su derecho a caminar por este país".

En el primer trimestre de 2016, la tasa de delitos de mayor connotación social, fundamentalmente robos con violencia, se redujo en 4,4% respecto de igual período 2015, pero una mayor violencia de los delitos atemoriza a la población.

La reducción significa que en los primeros tres meses del año se registraron 5.000 delitos de este tipo menos que durante igual período del año pasado, de acuerdo con cifras oficiales.

Aprobación parlamentaria
En mayo, el Senado chileno había aprobado el proyecto presentado por el Gobierno de la presidente Michelle Bachelet sobre Agenda Corta Antidelincuencia que buscaba hacer efectiva la aplicación de las penas contempladas para los delitos de robo, hurto y receptación y que también incluyó el polémico control preventivo de identidad.

Por 29 votos a favor, uno en contra y dos abstenciones la Cámara Alta aprobó el proyecto que generó en su momento un gran debate tanto a nivel político como social.

Según el proyecto, que también fue aprobado por la Cámara de Diputados, Carabineros de Chile podía realizar controles preventivos de identidad a mayores de edad tanto en la vía pública como en lugares privados de acceso público, como centros comerciales y cines.

Para identificarse las personas podrán mostrar su cédula de identidad, pasaporte, pase escolar, credencial del lugar de trabajo o cualquier otro documento en que aparezca su nombre, foto y RUT.
Fuente:

Más Leídas