mundo mundo
viernes 24 de junio de 2016

Cómo la tecnología puede ayudar a reducir el desperdicio de alimentos

El despilfarro es tal que las Naciones Unidas intervino para achicar las cantidades que se pierden.

El desperdicio de alimentos es un problema global cada vez más grande, en el que agricultores, distribuidores, vendedores, restaurantes y hogares tienen una cuota de responsabilidad.

Es tanto lo que termina en la basura, que la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) estima que con reducir en un 25% los desperdicios de comida se puede alimentar a todas las personas desnutridas del mundo.

Para tener una idea, cada año los países en desarrollo desperdician el equivalente a los alimentos que se producen en toda África subsahariana.

¿Puede la tecnología hacer una diferencia?

Solución desde casa

Tessa Cook espera que su aplicación Olio lo sea.

Esta app consiste en crear una red de vecinos y comercios locales donde se pueda cambiar o vender el excedente de comida que tenga cada quien.

Los usuarios sólo tiene que entrar en la app, subir una foto, una descripción, el precio y los detalles sobre dónde y cuándo está disponible la comida.

El programa informará a los compradores qué productos están más cerca de ellos y, de estar interesados, pueden seguir la negociación por mensaje privado.

"Soy la hija de un granjero, así que siempre odié tirar comida que todavía estaba buena, porque sé por experiencia el trabajo que lleva producirla", señala Cook, cofundadora de Olio junto con Saasha Celestia-One.

"La idea de Olio salió del día que me iba de viaje a otro país y me encontré con que teníamos una cantidad de alimentos que no habíamos podido consumir, pero tampoco me animaba a tirar".

Así que decidió buscar alguien que quisiera recibir esa comida, pero no encontró a nadie.

Desde que en enero de este año lanzaron Olio, la aplicación se ha bajado unas 50.000 veces y ha facilitado 250.000 transacciones.

Olio, que por ahora funciona en el Reino Unido -donde según cifras oficiales cada familia tira el equivalente a US$1.000 al año- se expandirá a 33 países este año.

Un viejo problema

El sector de la gastronomía y hostelería en el mundo desarrollado es otro gran responsable cuando se trata de despilfarro de alimentos, pues secalcula que desechan el equivalente a US$80.000 millones al año.

Para aliviar esta cifra, la empresa británica Winnow desarrolló un programa en la nube que permite a las cocinas comerciales llevar un registro de los desechos de comida, así como analizar sus procesos de producción.

"El desperdicio de alimentos en el sector de la gastronomía es un viejo problema", comenta David Jackson, desarrollador de Winnow.

"Nuestros datos indican que entre el 10% y el 20% de toda la comida que se compra por las cocinas termina en la basura, lo que obviamente representa un gran costo. Los desechos de alimentos pueden costar tanto como las ganancias de las cocinas".

Desde si lanzamiento en 2013, Winnow ha crecido hasta convertirse en una compañía global con operaciones en Europa y África, con clientes que incluyen grandes empresas trasnacionales como Compass Group y hoteles Accor.

Según ellos, este sistema puede ayudar a reducir a la mitad los desechos de alimentos.

La raíz del problema

¿Es posible reducir los desperdicios en el punto mismo de la creación de alimentos?

La empresa VitalFields, que opera en Alemania, Polonia y Estonia, desarrolló un programa de computación que permite llevar un registro de todo lo que ocurre en los cultivos, desde la siembra hasta la cantidad de fertilizantes que utilizan.

El gerente general Martin Rand explica que el programa analiza todos los datos y ayuda a los agricultores a manejar sus cultivos con más eficiencia y sostenibilidad.

Rand asegura que ahora cuentan con cientos de granjeros en Polonia y Alemania.

Fuente: BBC
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas